El empresario y candidato presidencial Sebastián Piñera se encuentra, por estos días, contactando a bancos que administren su fortuna de US$2.300 millones si gana las elecciones en noviembre próximo. Para ello, utilizará un fideicomiso ciego, con el que busca calmar los cuestionamientos por posibles conflictos de interés. 

Según informa ElMostrador, sería la primera vez que Piñera concrete una segregación de activos en el extranjero, luego de que ubicara cerca de US$400 millones de sus fondos locales en un fideicomiso ciego durante su mandato, entre 2010 y 2014.

Hasta ahora, las polémicas vinculadas a su patrimonio no se han detenido y sólo han sumado problemas a su pretensión de regresar a La Moneda, sobre todo tras la inversión realizada a una pesquera peruana mientras Chile y Perú se enfrentaban en La Haya, o por lo ocurrido sobre minera Dominga.

El empresario habría pedido las ofertas de las mismas cuatro compañías que utilizó la última vez: Banco BICE, LarrainVial SA, BTG Pactual y Moneda Asset Management SA – y otros gestores de fondos locales también podrían estar involucrados, según el medio.

Bajo la normativa chilena, Piñera debe hacer una declaración de su patrimonio antes del 3 de mayo si quiere seguir adelante con su carrera presidencial.