Los restos humanos hallados en la casa del único sospechoso de la desaparición de Araceli Fulles, desaparecida el pasado 1 de abril, son de la joven y fueron reconocidos por un tatuaje.

Así lo confirmaron este viernes fuentes extraoficiales que trabajan en la identificación del cuerpo de la joven, quien fue vista por última vez y donde fue encontrada días atrás una cartera que pertenecía a Araceli.

Dario Gastón Badaracco, el principal involucrado en el caso, ya había declarado tres veces, pero sus relatos eran contradictorios y este jueves fue citado a prestar testimonio una vez más, lo cual hizo y, más tarde, se fugó.

Según contabilizó el usuario de Twitter @Ramastered, ya son 28 lo femicidios que durante este mes ocurrieron en Argentina, además de cinco casos de mujeres desaparecidas y otro de abuso, este último sin poderse confirmar en los medios periodísticos.