A raíz de la polémica de los “guetos verticales” en Estación Central, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) realizó un estudio donde detectó 110 comunas del país que no cuentan con plan regulador propio; 236 sí y 12 que, teniendo más de 50 mi habitantes, no tiene plan.

Según La Tercera, un ejemplo es Quillota, cuyo plan regulador data de 1956, o Quilpué desde 1965. También identifica una serie de grandes ciudades, cuyos planes fueron aprobados en la los  80, como Iquique, Coquimbo y Valparaíso.

Sergio Torrenti, gerente de la CChC, “Chile vive una crisis de planificación urbana que no ha sido abordada. Nos debemos preguntar cada cinco años, o menos, cuántas personas van a venir a vivir a nuestras comunas, y tener la capacidad de planificar para recibirlas: dónde, en qué espacio, con cuál densidad. Y también preocuparse por el equipamiento que tendrán esas áreas en salud, educación, seguridad, transportes y espacios públicos”.

El gerente descartó que se repliquen situaciones similares a la de Estación Central en otras comunas. Al respecto, la ministra de Vivienda, Paulina Saball, explica que está en trámite un proyecto de ley cuyo “propósito es facilitar, generalizar y anticipar los procesos de participación ciudadana en la generación de instrumentos de planificación territorial”. Eso sí, explica Felipe Delpín, presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, existen dificultades para la creación y actualización de los planes reguladores. “En muchos municipios no hay recursos económicos para hacerlo, ya que la inversión para un plan regulador puede llegar a $ 60 millones. Se debe conseguir financiamiento del Serviu o los gobiernos regionales.