La junta de la Democracia Cristiana casi terminaba en el Círculo Español de Santiago, cuando un grupo de militantes falangistas comenzaron a pedir -previos gritos y aplausos- que se sometiera a votación el texto que prohíbe a militantes con antecedentes de violencia intrafamiliar postular a algún cargo público.

Según consigna El Mercurio, la moción estuvo motivada por el caso del diputado Ricardo Rincón, quien fue sentenciado en 2002 a realizar una terapia por un caso de violencia intrafamiliar contra su pareja de entonces, Carolina Hidalgo.

El voto político fue presentado por la propia directiva liderada por la senadora Carolina Goic, quien hace unos días había formulado su postura sobre el tema, mostrando rechazo a la continuidad del parlamentario en el partido. 

Tras la votación, el texto fue aprobado por 246 votos a favor y solo 18 en contra, impidiendo que Rincón pueda presentarse -al menos en representación de la DC- en las próximas elecciones, para conservar su cargo. Tras el hecho, Rincón salió del salón y caminó hasta el Café Torres, a menos de una cuadra del Círculo Español, donde permaneció hasta que finalizó la instancia partidaria.