A través de una filtración de correos electrónicos y documentos de funcionarios de la compañía farmacéutica Aspen Pharmacare, el medio británico The Times reveló que la firma planeó destruir su stock de fármacos, entre otras estrategias comerciales, con el objetivo de subir los precios de sus medicamentos en distintos países europeos como Inglaterra, Gales, España, Italia, Alemania, Grecia y Bélgica.

De acuerdo a los correos filtrados, en octubre de 2014 un funcionario de la oficina de Dublín, centro de operaciones de la multinacional en Europa, preguntó sobre el uso de las existencias de medicamentos acumulados en España (como consecuencia de la decisión de la compañía de suspender la oferta de cinco de sus medicamentos en dicho país en mayo de 2014). A lo cual, un “ejecutivo senior” respondió que estos no se podían vender debido a la decisión de la compañía de presionar a las autoridades, agregando que si el Ministerio de Sanidad español no aceptaba subir los precios, “la única opción será donar y destruir las existencias”.

A su vez, los documentos filtrados muestran que Aspen Pharmacare compró en 2009 los derechos para fabricar cinco fármacos contra el cáncer de la empresa británica GlaxoSmithKline (GSK). Tras lo cual, aprovechando un vacío legal de la legislación británica, aumentó drásticamente los precios logrando que en 2013, el precio del Busulfán, fármaco contra la leucemia, aumentara un 1.100% de valor, desde 5,20 a 65,22 libras esterlinas, mientras que el Clorambucil, medicamento contra el cáncer de sangre, pasó de costar 8,36 libras a valer 40,51 (1 libra esterlina equivale a cerca de 860 pesos chilenos).

Asimismo, en Italia la farmacéutica logró incrementar en un plazo de tres meses un 2.100% el precio de medicamentos GSK bajo la amenaza de dejar de ofrecer los fármacos en este país.

Tras la publicación de The Times, la empresa negó que la detención de la venta de los medicamentos fuese deliberada. En relación al aumento de los precios de los medicamentos, Dennis Dencher, CEO de Aspen Pharma Europe, indicó al diario que esta había sido “a niveles apropiados para promover una oferta sostenible en el largo plazo a los pacientes”.