Un reciente reportaje de El Mercurio sobre la comunidad autónoma de Temucuicui reveló las supuestas restricciones en las que viven sus habitantes, quienes, según el medio, deben pedir permiso para salir de la zona, no pueden usar celulares y no están autorizados a hacer comentario sobre la vida local.

“Ellos viven en una situación de secuestro, que para entrar y salir de la comunidad, tienen que pedir una autorización”, sentenció Gloria Naveillán, secretaria ejecutiva de la Asociación de Agricultores de Victoria Malleco, agregando que esta situación es similar a lo sufrido por los habitantes de Colonia Dignidad.

Después de que se destapó todo ese tema, se supo que la gente que vivía ahí eran prácticamente prisionera de los líderes. Ellos tenían normas para todos los aspectos de la vida. Además, a los niños de la Colonia y a los que asistían a la escuela se les hacía un adoctrinamiento para convencerlos de su ideología. En el caso de Temucuicui está pasando absolutamente lo mismo“, precisó.

El diputado del Partido Radical por Villarrica, Fernando Meza, apoyó esta comparación: “Fui a Temucuicui pensando que podía recabar antecedentes y opiniones libres para poder ayudar al diálogo y al entendimiento entre las autoridades, los líderes y la población de la comunidad, pero me di cuenta de que se parecía mucho a lo que yo también vi cuando visité Colonia Dignidad”, sentenció.

A juicio del parlamentario de la Nueva Mayoría, “los habitantes de la comunidad no pueden ejercer sus derechos, ni expresar sus opiniones ni actuar con libertad. Por lo tanto, están sojuzgados”.