Era la persona más esperada esta tarde ante la comisión investigadora por el fraude en Carabineros de la Cámara de Diputados. El general director de la institución, Bruno Villalobos, llegó a responder ante los parlamentarios por el bullado desfalco que, en sus propias palabras, podría alcanzar los 20 mil millones de pesos.

“Los montos informados en este minuto suman $17.533 millones. En la parte administrativa, viendo algunos antecedentes que faltan por detallar, en este minuto podríamos llegar a los $20.000 millones, pero no confirmado”, confesó. Además, Villalobos reconoció que, producto del sumario interno en la institución -cuyos antecedentes han sido remetidos a la Fiscalía, se han ligado a 110 personas: 48 oficiales llamados a retiro, 51 civiles y 11 oficiales en retiro.

En su exposición, Villalobos dio cuenta de las razones que, según él, permitieron el fraude en Carabineros. Entre ellas mencionó una “cultura de control deficiente”, en la que incluyó el control externo por parte de la Contraloría General de la República, pese a que dicha institución emitió 39 alertas al alto mando de Carabineros advirtiendo de situaciones irregulares.

Además, acusó un “deficiente control de inteligencia”, una “reglamentación antigua” y una “falta en la legislación en inteligencia”. Este último punto causó el enojo de algunos diputados, pues así el general director de Carabineros se desligó de cualquier responsabilidad en no haber descubierto el millonario desfalco antes, especialmente cuando él era el director de inteligencia de la institución.

El diputado DC Sergio Espejo, por ejemplo, lo emplazó a asumir la responsabilidad que tenía el alto mando y él mismo como ex jefe de inteligencia de Carabineros, a lo que no obtuvo respuesta. “Lo que el general Villalobos nos ha dicho es que en el alto mando de Carabineros no existe ninguna responsabilidad en el desfalco más grave que ha sufrido una institución pública en Chile. Si queremos limpiar esta situación, proteger a los hombres y mujeres de uniforme que representan a Carabineros, tenemos que dar garantías. No tiene ninguna base lógica que el general Villalobos que ha ocupado cargos de alto mando durante todo el período que se ha producido el fraude se mantenga en esta posición”, afirmó.

El aludido general, sin embargo, no hizo eco de la situación: “No voy a renunciar”, afirmó tajante en la comisión.

El diputado comunista Hugo Gutiérrez, por su parte, emplazó a Villalobos a dar fechas concretas de cuándo empezó el fraude de si alguno de sus antecesores en la general dirección de Carabineros tienen algún grado de responsabilidad.

Villalobos aseguró que respecto de la investigación interna, el desfalco fue entre los años 2010 y 2016. Pese a esto, se disponen a investigar cinco hacia atrás, lo que va de la mano de algunas aristas que han aparecido en la investigación de la justicia, liderada por el fiscal Eugenio Campos.

Algunas de las interrogantes, sin embargo, quedaron sin responder por parte de Villalobos, por lo que será invitado nuevamente por la comisión. Jaime Pilowsky, presidente de la comisión, adelantó que además invitarán al contralor Jorge Bermúdez. “Sin adelantar juicios, aquí han fallado tanto los controles internos como externos a Carabineros. Serán invitada la Contraloría General de la República (CGR), el contralor aseguró que la CGR dejó de hacer su trabajo, cómo es posible que 39 alertas no hayan generado una alerta más importante en la propia Contraloría. La verdad es que tengo una observación en esas auditorias, que plantean pagos deficientes por asignaciones de 6 millones de pesos mientras que por al lado pasaba un elefante de 17. 500 millones de pesos. Contraloría tiene algo que decirnos en esta materia”, afirmó.