Desde hace unas semanas, el video de una joven argentina de 23 años, que posa desde una piscina en su casa, se convirtió en un nuevo viral de las redes sociales, y a la vez, en una pesadilla para su familia.

El registro de 3 minutos se ha posicionado como un objeto de burlas en redes y grupos de Whatsapp y ya han aparecido varias parodias donde Antonia, su protagonista, es la más perjudicada. La situación mantiene a su familia preocupada de su situación, ya que, como reveló el padre a Clarín, ella sufre un retraso mental.

“Anto tiene un retraso mental. Ella y sus hermanos. Yo los cuido. Mi señora trabaja en una casa de familia y yo soy gastronómico hotelero. Esto nos tomó por sorpresa. Anto está muy mal, no quiere salir de casa”, sentenció Julio.

El hombre recalcó que lo ocurrido, a raíz de la repercusión del video, “tengo que aguantar burlas y burlas de gente. Hablamos mucho del tema con ella, es un mundo nuevo”.

Además, insistió en que la caricaturización de la que ha sido víctima la joven es irresponsable y perjudica su salud mental: “Anto no tiene mucha idea de las redes sociales y esto le duele. Por más que tenga una discapacidad, tiene amor. La gente no mira la parte humana“, cerró.