Son las 18 horas de un martes cualquiera y La Terraza, una de las más reconocidas fuentes de soda de Santiago, se muestra casi repleto. Está parado en la entrada del lugar, con la cabeza calva, tal como apareció en el primer video de la última temporada de Dejen Algo, el popular canal de YouTube que fundó hace 5 años y desde donde se ha posicionado como uno de las máximos exponentes del humor nacional millenial.

“El Liguria del Frente Amplio”, piensa en voz alta mientras camina junto a El Desconcierto en busca de una mesa. Lo dice porque el lugar, ubicado a sólo una cuadra de Plaza Italia, se ha convertido en un centro social para cierto grupo de intelectuales, artistas y jóvenes militantes de cierto ethos político y cultural. “Igual buenos completos”, agrega inmediatamente tras el soterrado palo.

Así es la chispa de Benito Espinosa (28), youtuber chileno que acumula más de 250 mil suscriptores y supera las 30 millones de reproducciones en la plataforma de videos online. Desde ahí, Benito -o “Beno”, como se le conoce- se ha ganado un espacio que hoy lo tiene conduciendo el programa El Amor Es Más Fuerte, en Radio Injuv, junto a Ignacio Socías (Frente Fracasados) y Lucas Espinoza (Proyecto Lupa), quienes también son youtubers y comediantes, pero además son sus amigos. Con ellos también ha cimentado su carrera en el stand-up comedy, oficio que hoy lo tiene dando shows y giras en varias ciudades del país.

Justamente esta noche Benito tiene una presentación acá en Santiago. Por lo mismo, prefiere no tomar chelas y cuando llega el garzón sólo pide una bebida. Cuenta que YouTube le da muy poca plata, así que el grueso de sus ingresos los saca entre el programa de radio y los shows en vivo. Con el stand-up le va muy bien, tanto que no tiene tapujos en decir que su objetivo es llegar al Festival de Viña y que trabaja para ello. Eso, junto a la temporada que dará fin a su canal Dejen Algo, marcan su momento actual.

-Eres youtuber, pero también conductor de radio, guionista, cineasta y humorista. ¿Cómo te defines?
-Yo soy un comediante, yo soy un profesional de la comedia. Pero eso lo adquirí como oficio, porque yo de profesión soy cineasta. Estudié Cine en el Instituto Arcos y entré porque estaba aburrido y frustrado. Salí de la escuela sin ningún contacto y puta, sin contactos y sin la habilidad de hacer amigos fácilmente se te hace muy difícil meterte en algo tan peludo como lo audiovisual. Lo único que tenía era un contacto en TVN, pero no era en producción ni nada, era en utilería. Así que trabajé más de dos años como utilero en TVN, cargando muebles, armando sets, limpiando vidrios, barriendo, haciendo aseo, cargando y descargando camiones. Llegó un punto en que ya estaba depresivo, estaba totalmente frustrado, no quería nada de la vida.

-¿Qué hiciste ante eso?
-En ese tiempo estaba viendo mi vida como un callejón sin salida. Estudié una carrera sin futuro, estaba en un trabajo sin futuro y en un pololeo que no tenía futuro. Y de repente pasa que cuando estái más pa’l pico te cae un salvavidas que te da una nueva perspectiva. Y para mí ese salvavidas fue un taller de humor de Sergio Freire en Balmaceda 1215. Postulé al taller, quedé y empezamos a hacer cosas con nuestros compañeros. Ahí conocí al Ignacio Socías y nació un proyecto que se llamaba Humor Beningo. Paralelamente a eso cree Dejen Algo, que partió el 17 de enero del 2012.

-¿Cómo te fue al principio con el canal?
-Mal, po’. ¿Cómo me iba a ir?

-¿Y eso cuándo cambió?
-Eso cambió el 2015. El 2014 nos juntamos con Lucas (Espinoza) y Socías (Ignacio) y creamos el programa de radio El Amor Es Más Fuerte. Pero fue el 2015 que llegamos a una radio que nos pagaba, la del Injuv. Ahí pasamos a tener dos días el programa y aparte empezamos a hacer shows de stand-up juntos los tres, nos dimos cuenta que los tres en verdad movíamos gente. Ahí fue cuando dije “ya, ahora puedo ser oficialmente trabajador del humor”, y apenas pude me fui a vivir solo, después me casé y ahora estoy viviendo con mi esposa.

La capacidad de reírse de lo que uno cree

Benito Espinosa proviene de una familia de clase media acomodada. Sin embargo, desde muy joven vivió pellejerías producto de la separación entre sus padres. Por ello, durante su adolescencia y juventud trabajó en varios empleos precarios para financiar sus estudios: de vendedor en tiendas, de verdulero y de empaque.

Hasta los 25 años, Espinosa vivió en Peñalolén junto a su madre y junto al recuerdo de su abuelo, coronel del Ejército que en 1973 fue nombrado fiscal para sancionar a los responsables del Tanquetazo. El coronel, mediante la Justicia Militar, pidió pena de muerte para los golpistas, pero llegó el 11 de septiembre y todos fueron abuseltos. En dictadura, fue nominado para ser fiscal del caso Caravana de la Muerte, pero se negó. Un par de años después, murió “mágicamente” -según el mismo Beno- de cáncer fulminante tras un examen en el Hospital Militar.

Su historia familiar, con un pasado de clase alta que su madre cambió cuando se volvió opositora de Pinochet, lo influyó enormemente -un video de una rutina que subió a YouTube se llama Tanquetazo-. Por lo mismo, no tiene ningún empacho en sincerar su ideología política. “Me considero marxista. Yo creo que existen dos clases sociales, burgueses y proletariado, y creo que los burgueses oprimen al proletariado y lo explotan para su beneficio”, declama.

-¿Cómo es ser un youtuber marxista? Te lo pregunto porque parece ser un mundo un poco frívolo donde no se suelen tratar temas sociales y es diversión sobre todo.
-Es solitario. Yo no he tenido las mismas posibilidades que tienen otros youtubers de hacer colaboraciones o asistir a los eventos porque tengo un canal con una línea ideológica marcada. Los temas que yo toco no son tan populares entre los cabros jóvenes. Porque pasa que los escolares -y esto casi nadie lo habla- están todos muy estresados. Y llegan a la casa y la única hueá que quieren es relajarse un rato. Yo veo a los otros youtubers, no me gustan, pero sí los veo -algunos me gustan, mis amigos-. La cosa es que hay un canal de juegos muy popular, el de Jaidefinichon…

-¿El Gaming on the House (Goth)?
-Sí, ése. Una vez viendo un video de ellos leí un comentario que me hizo tanto sentido, tanto sentido. Estaba lleno de faltas de ortografía, pero era todo lo que quieren los cabros: “nada más rico que venir cansado del liceo y ver que el Goth subió video, porque con esto me relajo una hora”. ¡Hueón, es verdad! Los niños chicos necesitan desahogarse. A los otros youtubers uno podrá acusarlos de frívolos y de que hablan puras hueás, pero cumplen esa función. Los niños se enfrentan a todo un sistema que es muy duro y los destruye, entonces llegan todos estos hueones que les hablan, son amables con ellos y les ofrecen un relajo. Y eso para los cabros es súper importante, es vital para que no se tiren desde el cuarto piso.

-Es como lo que le pasa a la gente adulta, que llegan cansados de la pega y sólo quieren ver el Morandé con Compañía para relajarse.
-¡Es exactamente lo mismo! Yo soy muy crítico del contenido de Morandé con Compañía, porque de verdad es algo que le hace daño a la gente, en el alma. Pero puta, si vení de una semana pa’l pico, de repente querí relajarte y no tení plata pa’ salir, el Kike Morandé te lo ofrece gratis. Y es todo lo que tení. Para mí es fuerte porque yo todo este tiempo he intentado ofrecer una opción: hacerme cargo de la misma necesidad que tení de reírte, pero con otros contenidos. Y como estos contenidos son densos o trágicos, y que implican estar informado, no son tan populares. Es así de simple.

-¿De cuándo nace esa necesidad por tomar temas críticos?
-La necesidad la tengo desde siempre, mi casa siempre fue muy politizada. Mis viejos fueron muy de la Concertación porque, claro, su adolescencia la pasaron en dictadura. En mi casa siempre se habló de política. Mucho. Vivíamos al lado de la Villa Grimaldi también. Para mí siempre fue un tema, ponte tú cuando daban Plan Z lo veía con mis papás y claro, yo me cagaba de la risa con Dubi Du porque decían “conchetumadre”, y yo con mi hermano chico con dolor de guata de la risa. Algo de eso me quedó también, las cosas más frívolas me dan risa.

-¿Por qué crees que la izquierda no logra hacerle sentido al cabro chico que ve youtubers o al trabajador que llega a ver Morandé con Compañía?
-Porque la izquierda es muy torpe. Yo siento que la izquierda se equivoca muchas veces porque somos muy dogmáticos, muy cerrados, cagados con la información… flojos, finalmente. Somos muy buenos para la zona de confort. Los fachos han hecho un trabajo mucho mejor que la izquierda captando almas, ¡mucho mejor! A mí me sorprende la gente de izquierda hablando de la ciudadanía. ¡Hueón, deberían hablar del proletariado! Tú erí tan ciudadano como Luksic, pero nunca vái a ser igual a él. ¡Cómo pueden negar su propia identidad! ¡Cómo es que toman el discurso del enemigo pero toman justamente lo que no sirve! Deberían ver qué tienen en común con nosotros, observar lo que nos sirve y usarla en contra de ellos. Pero puta, tanto dogmatismo, ¡tanto écharsela por todo!

-¿Te cae mal la izquierda?
-¡Me cae como el pico la izquierda! ¡Y siendo yo de izquierda! A mí todos los fachos me atacan y me dicen “ah, erí políticamente correcto porque no te burlái de los gays” y es como “¿en serio?”. Igual creo que la izquierda debería relajarse un poco más, al menos con el humor, porque es algo importante. Es importante que seamos capaces de reírnos de lo que creemos. No es lo mismo Giorgio Jackson riéndose de que es pelado que Giorgio riéndose de que es cuico o que tiene una contradicción de clase. Porque nunca se ha reído de que es cuico, ¡y se llama Giorgio Jackson!

-Kenneth Giorgio Jackson Drago.
-¡Cacha, po! Ponte Boric, igual. Entiendo que esté haciendo el cosplay de Allende y lo encuentro la zorra. Pero el loco debería hacerse cargo y decir “vengo de una familia burguesa”. Deberían decirlo, no deberían ponerse ropas que no les corresponden. La izquierda no sabe reírse de sus propias contradicciones, por eso no convoca.

-Es que tal vez les da vergüenza.
-Pero hay que superar todo eso, hay que ser franco.

-¿Qué opinas del Frente Amplio?
-Con el Frente Amplio tengo sensaciones encontradas. Efectivamente es un movimiento elitista: es de universitarios -de las mejores universidades- y lo lideran los de Revolución Democrática (RD) que son todos de la Católica. Se nota mucho que son un movimiento de clase alta y deberían estar más en contacto con el proletariado. Hasta ahora no he visto ningún sindicato diciendo “acá somos de RD”. Nunca. Pero igual entiendo que eso suceda, porque en esta sociedad el único espacio en que la gente puede sentarse a discutir y filosofar de política es la universidad, no cuando estái trabajando, ahí es muy difícil. Yo todos los que conozco que son de la volá del “compa, hagamos la peña solidaria” dejan de estudiar, entran a trabajar y se van a la chucha, porque hacer política requiere tiempo y recursos. Si querí ser revolucionario, tení que dedicar tu vida, tení que estar dispuesto a cargar un fusil y que te maten recogiendo armas en Osorno. Pero nadie está dispuesto a hacerlo. Entonces no sé qué tanto puedo criticar al Frente Amplio por su origen, siendo que de otra forma -en estos tiempos- es casi imposible que hubiese nacido.

Llegar al público popular

Tras 5 temporadas, el canal Dejen Algo llegará a su fin. Beno tomó la decisión de hacer una última este año y luego emprender con otros proyectos en YouTube. Para tal fin realizará diez videos, los cuales se irán lanzando en cuenta regresiva hasta llegar a cero (por eso el primer video se llama “DIEZ”).

Para realizar esta última temporada, Benito realizó un crowdfunding. Su llamado a la colaboración rezaba así: “La idea es recaudar fondos para que Dejen Algo pueda tener videos con mayor producción, y pase de ser una vergüenza nacional, a una vergüenza moderada”. De este modo, y tras recolectar más de $3 millones, el comediante explora con un nuevo formato largo con varios sketchs en un mismo video.

En esta disruptiva primera edición, hizo una crítica a los partidos de izquierda sectarios y asambleístas con el sketch titulado “Partido Revolucionario Obrero” (POR), donde tres militantes con cargos de secretaría general discuten sobre la necesidad de cambiar el nombre al fanpage de Facebook de la organización, además de intentar convencer a un repartidor de pizza para que se sume al partido.

-Cuéntame cómo surgió la idea del sketch del Partido Obrero Revolucionario.
-Es un sketch que hace mucho tiempo tenía ganas de hacer. Yo nunca he sido militante de nada, en el Arcos no teníamos asambleas, no estaba politizado. Pero sí he me han invitado a actuar a tomas o movilizaciones y ahí conocí a militantes y me dije “con razón”. Es que son demasiado, me da mucha risa el hecho de que muchos grupos marxistas no puedan hacerse cargo de sus propias contradicciones de clase, encuentro que es chistoso, encuentro que en las contradicciones y en los conflictos es donde radica la comedia. Por eso hice ese sketch, que creo que funcionó muy bien. Es más, estoy pensando continuarlo, hacerle otros tomos, enfrentando otros problemas.

-Hay una parte en que en la asamblea ven la necesidad de contar con algún obrero en su organización porque no tienen a ninguno.
-A mí lo que me gustó mucho es que sonaba el himno de la Internacional mientras Socías estaba en la página web del Domino’s Pizza buscando una promoción. A mí me encantó, estoy orgulloso de ese sketch.

-En la temporada anterior tocaste el tema del feminismo en el video Igualismo, que también tuvo harta repercusión pero fue polémico porque, bueno, tú hablas como un hombre heterosexual.
-Puta, ese es otro problema real de la izquierda y que los fachos vienen advirtiendo hace rato, y nadie se ha hecho cargo. Yo reviso mucho las páginas de los fachos más fachos, porque me gusta cachar qué piensa el enemigo, qué es lo que comparten, qué es lo que les gusta. Y lo que siempre dicen es “ah, estos social justice warriors, estos políticamente correctos, estos que dicen que todo lo que no es como yo es nazi”. Esa es la imagen que estamos proyectando como izquierda, y tenemos que hacernos cargo. No puede ser que uno como heterosexual tenga que sentir culpa, no puede ser, estamos convirtiéndonos en los nuevos cristianos. Estamos peor que los evangélicos. Y esa hueá aleja a la gente de nuestro discurso y de nuestro objetivo.

-Es que igual es controversial, porque por un lado en el video del igualismo criticaste cómo el machismo se burla del feminismo. Sin embargo, en el video de los Social Justice Warrior parodiaste a la gente de izquierda que adhiere a todas las causas y reclama por todo.
-Sí, lo tiré pa’l otro lado. Creo que es necesario, creo que como izquierda nos equivocamos, pero sobre todo creo que es chistoso. Principalmente por eso lo hice: porque es chistoso.

-¿Estos videos los haces sólo con lo que está en tu imaginario o igual hay investigación?
-Sí, para estos videos investigo mucho. Para el del igualismo yo veía hueones que hablaban de “feminazi” en Internet y me di cuenta que todos respondían a patrones similares. Primero, eran todos hombres, la gran mayoría -objetivamente hablando- feos, muchos obesos y muchísimos con fotos de perfil de anime. Entonces tomé ciertas características, las exacerbé y cree el video. Y funcionó bien.

-¿Sientes que hay mucho público al que no llegas todavía?
-Hay mucha gente en las universidades y trabajadores jóvenes que perfectamente podrían ser fans míos y no me conocen. Y quiero llegar a todos ellos.

-¿Crees que tu humor tendría recepción en los sectores populares?
-En la experiencia he tenido algunos desafíos así y los he logrado superar. Hace poquito tuve un show en la Municipalidad de La Pintana. Hicieron un foro de No+AFP y estaba Manuel Riesco, Camila Vallejo y la alcaldesa Claudia Pizarro. Al llegar me dice que me invitaron porque su hijo recomendó mi show y creyó que podría ser bueno para amenizar este ambiente. Y me fue bien, los vecinos se rieron. Agarré pa’l hueveo a un paco que estaba en el público, le dije “no me matí, no soy mapuche” y la gente se rió harto. No hay que tratar a la gente pobre como tonta, tienen sentido del humor y son capaces de reírse de sí mismos. Han visto hueás más cuáticas que cualquier persona en Chile. Tienen un humor negro que a los medios les da miedo reconocerlo o indagar ahí. ¿Cómo una persona que vive en un campamento, con todas las necesidades del mundo, no va a desarrollar un sentido del humor más negro si han crecido en la desgracia?

-A la gente de la elite intelectual de izquierda le da cosa decir la palabra “pobre”, dicen “gente humilde” o “persona de escasos recursos”. Esos eufemismos que inventan porque creen que “pobre” es una mala palabra o un insulto.
-Sí, y es más, yo creo que cuando ocupái todos estos términos que van por el costado sólo hací más daño. Yo creo que no hay que tocar esos temas con guantes, hay que meter la mano. Mi responsabilidad como comediante es hacer chistes haciéndome cargo de mi realidad, hacerme cargo de mis contradicciones, de que vengo de una familia de cuicos, de que soy un hueón que a la primera que pude me instalé en Providencia. Y tengo que hacerme cargo, porque eso soy yo.