Al inscribir su candidatura a las primarias del 2 de julio, el ex presidente Sebastián Piñera entregó al Servel su Declaración de Intereses y Patrimonio. En el documento, que tiene numerosas páginas y se conocerá en detalle durante las próximas semanas, se entrega información respecto de los activos de propiedad del candidato, tal como obliga la Ley 20.880 sobre probidad en la función pública.

Según consigna La Tercera, a diferencia de lo ocurrido en 2010 y 2014, el precandidato presidencial de Chile Vamos debió precisar el valor de sus activos, ya que la última declaración sólo constaba de 13 páginas.

Los valores de activos incluidos en su declaración actual alcanzarían los US$ 600 millones, aunque el monto contrasta con los US$ 2.700 millones que le atribuyó la revista Forbes a Piñera en marzo pasado. Sin embargo, la legislación chilena solo pide identificar el patrimonio personal y no el de la familia, pese a que el empresario argumentó que incluyeron, de manera voluntaria, el patrimonio de su esposa, Cecilia Morel.

Las autoridades deben declarar el avalúo fiscal -no comercial- de las propiedades, y en el caso de las sociedades, su valor corriente y no necesariamente el valor económico. Así, por ejemplo, Piñera es dueño del 66,8% de Bancard Inversiones, por lo que su declaración solo valoriza dicho porcentaje. En este contexto, el patrimonio reportado por el ex Mandatario equivale a cerca del 20% de la cifra asignada por Forbes.

La declaración del empresario incluye sus activos personales, participaciones en sociedades que controla, con detalles sobre sus activos y acciones a su nombre.