México es, después de Siria, el país del mundo que vive una situación de violencia mayor en número de muertos. Así lo establece el informe anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Londres presentado este martes.

Según el informe, 23.000 personas murieron en 2016 a causa del conflicto por el narcotráfico. Sólo el Sistema Nacional de Seguridad Pública de México tiene registrados 20.824 homicidios dolosos en 2016, cifra que incluye a víctimas del narcotráfico y de la violencia en general.

Estas cifras son sólo superadas por Siria, con 50.000 fallecidos, pero a diferencia de este país, la situación en México ha recibido “escasa atención” mediática, destaca el IISS.

“El número de muertes en México supera el de Afganistán y Somalia”, dijo el director general del IISS, John Chipman, en unas declaraciones recogidas en el diario mexicano La Jornada. “Esto es sorprendente considerando que las muertes se pueden atribuir en casi todos los casos a armas pequeñas”, añadió.

El mexicano “es un conflicto marcado por la ausencia de artillería, tanques o aviación de combate”, subrayó Chipman. Por detrás de Siria y México se ubican Irak, Afganistán, Yemen, Somalia, Sudán, Turquía, Sudán del Sur y Nigeria.

El número total de muertos en conflictos se redujo ligeramente el año pasado en el mundo, con unas 157.000 víctimas mortales, frente a las 167.000 de 2015.

Polémica en el gobierno

El gobierno respondió al informe a través de la cancillería y la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior). “Utiliza cifras cuyo origen se desconoce, refleja estimaciones basadas en metodologías inciertas, y aplica términos jurídicos de manera equivocada”, dice el comunicado, “sus conclusiones no tienen sustento en el caso de México”.

El gobierno rechaza que exista un “conflicto armado no internacional” y asegura que se “busca dar un tratamiento similar a naciones con fenómenos completamente diferentes, que no son comparables ni medibles entre sí”.

Las autoridades ponen en duda el número de homicidios dolosos en 2016 publicado en el informe porque todavía no fue publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Además negó que todos los casos estén relacionados con el combate a grupos criminales.

“De acuerdo con cifras de la ONU de 2014 (el reporte más reciente a nivel internacional), México está lejos de ser uno de los países más violentos del mundo”, concluyeron desde el ejecutivo.