El sacerdote jesuita, Juan Cristóbal Beytía, capellán de TECHO, denunció este miércoles la “discriminación arbitraria ilegal” que la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo, estaría cometiendo al asegurar en su cuenta de Twitter que “la primera construcción municipal de viviendas sociales beneficiará a un centenar de familias antofagastinas de clase media y nacionalidad chilena”.

El párroco señala en una carta de los lectores publicada en La Tercera que “la Ley Zamudio es clara” en relación a la “distinción, exclusión o restricción” sin justificación basada “en motivos tales como la raza o etnia, la nacionalidad”. Por esa razón, según el el cura, la autoridad local “no puede establecer el criterio de nacionalidad para postular”.

Además, Beytía criticó la “visión de ciudad que tiene la alcaldesa” y la calificó de “cortoplacista”. “¿Realmente piensa que limitando el acceso a la vivienda, los extranjeros se van a ir?”, pregunta en la misiva. A lo que él mismo responde: “No funcionó en la Alemania nazi con los judíos, ni en Estados Unidos con los afroamericanos. Históricamente las políticas de segregación sólo han causado daño a la humanidad. Esto se verifica a largo plazo, horizonte que la alcaldesa parece no considerar”.

“Antofagasta se ha hecho con trabajo de extranjeros tan diversos como chinos, aymaras y croatas”, argumenta el sacerdote, quien rechazó el “populismo a corto plazo” e hizo un llamado a las autoridades locales a “cumplir la ley y, sobre todo, encaminar a su gente hacia un futuro común donde podamos coexistir todos los grupos humanos en paz”.