Hoy 9 de mayo, día en que los estudiantes marcharon por todo Chile reclamando por el fin del Crédito con Aval del Estado (CAE) y la condonación de la deuda que mantienen miles de ellos, ocurrió el siguiente episodio.

En las noticias de la mañana una periodista de Canal 13, entrevistando en directo al dirigente estudiantil Daniel Andrade, lo cuestionó, indicándole la inconsciencia que significa pedir la condonación de la deuda, considerando que hay otras necesidades como la salud, etc.

Es posible que esta periodista actúe de esta manera por dos razones. La primera por ignorancia, aunque es posible suponer que ella -como los demás conductores de noticias de todos los canales abiertos que actúan en una verdadera cadena informativa- están bien informados. Por esto, nos inclinamos a la tesis de que algunos periodistas lo hacen por una segunda razón: la ideología que comparten con las líneas editoriales de los medios, que no les permite relatar algunas cosas.

Por ejemplo:

La disonancia entre las facilidades a bancos respecto a la educación: El costo de la crisis bancaria de 1982 fue de 35,2% del PIB, algo que dio origen a la famosa deuda subordinada que aún los bancos no terminan de pagar, por supuesto con dinero de los ahorrantes. Es bueno señalar a propósito del costo respecto del PIB, que nuestro país gasta un 2,4% de su PIB en educación terciaria (superior), considerando la inversión pública (38%) y privada (62%).

Las generosas condonaciones a empresas: Según la información del SII, entre los años 2002 y 2012 el mayor monto de condonaciones se registró en 2011, alcanzando a $128.094 millones. En dicho año pesa en forma relevante la millonaria condonación a la multitienda Johnson’s  por más de $59 mil millones.

La también generosa renta que recibe el sector minero privado: De acuerdo a un estudio publicado por la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, entre los años 2005 y 2014 la minería privada del cobre -que explota alrededor del 70 % del mineral en nuestro territorio- se llevó una renta “regalada” de 120 mil millones de dólares.

Además de las cifras indicadas es bueno señalar que el Fisco chileno, con los impuestos de los chilenos y mayoritariamente provenientes del IVA, ya le ha comprado parte de la deuda de la educación superior en forma adelantada a los bancos privados, lo que significa que tanto el ministro Valdés como la ministra de Educación cumplen primero con quienes sostienen el poder financiero en Chile.

No es la idea seguir aburriendo a los lectores con cifras, solo queremos despedir estas líneas, dando un fuerte apoyo a los estudiantes que deben hacer suya la lucha por la condonación, si lo logran conseguirán que muchos de los estudiantes endeudados no alcancen a pagar su deuda antes que jubilen.


Sociólogo, Fundación Sociedad y Trabajo