Con el voto de la senadora Carolina Goic (DC) este martes la Comisión de Salud del Senado rechazó la indicación que señalaba que en caso de embarazo de una menor de 14 años, a causa de violación por parte de alguien de su núcleo familiar, sea sólo la víctima y su equipo médico quienes decidan interrumpir el embarazo.

La decisión de la senadora y candidata presidencial obligará a la afectada a solicitar la intervención del Tribunal de Familia competente para constatar la concurrencia de la causal y autorizar la interrupción del embarazo, sin forma de juicio y verbalmente dentro de las 48 horas siguientes a la presentación de la solicitud.

Al término de la reunión, el presidente la Comisión de Salud, senador Guido Girardi (PPD) explicó que “lo esencial fue discutir cómo enfrentar la interrupción del embarazo de una menor de 14 años en el contexto de una violación. Si ella tiene un grupo familiar sano, que está por ayudarla y protegerla, deberá contar con el respaldo de sus padres o del representante legal para avanzar en el proceso de interrupción del embarazo, siempre reconociendo que la niña violada es la que toma la decisión”.

El parlamentario advirtió que “en el caso de una familia disfuncional, cuando un pariente es el agente violador o cómplice del ilícito, yo creo que los padres no pueden tener participación si han sido corresponsables del delito. Para mí, en esas circunstancias excepcionalísimas, esa niña -aun siendo menor de 14 años- es sujeto de derecho y puede tomar esa decisión acompañada del equipo médico”.

Girardi añadió que “ese punto de vista lo perdimos, la senadora (Carolina) Goic votó en contra, pero la única diferencia que ella hace es que en esa circunstancia deberá intervenir el tribunal de familia. Para mí eso no era necesario, hace un poco más engorrosa la situación, pero tendremos que aceptar que se requiera un trámite más. Yo creo que la decisión preferente, validada por los médicos, es de la niña. Para la senadora (Goic) la decisión preferente es de los tribunales de familia”.

Aborto libre

En tanto, la senadora Jacqueline van Rysselberghe (UDI) lamentó que “como se está dando una discusión -que puede ser legítima, pero que debería darse de manera trasparente y abierta- acá se está tratando de disfrazar el aborto libre bajo el manto de las tres causales”.

Para la parlamentaria, “tal como el Ejecutivo redactó la primera causal, basta un informe de salud mental que diga que tiene tendencia al suicidio para que se considere riesgo vital”.

Sobre la causal de violación, Van Rysselberghe criticó que “a través de una ley están tratando de normar y meterse dentro de lo que es el cuidado preferente de los padres. Tanto así que quieren aprobar que una menor pueda decidir abortar sin contarle al papá o a la mamá. Me parece que eso atenta contra la familia y la Constitución que resguarda el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos”.