En medio del largo debate sostenido en torno al patrimonio y los negocios del ex Presidente Sebastián Piñera, revelaron la presencia de una nueva sociedad del empresario: Bancard International Development Inc., en las Islas Vírgenes Británicas. 

Según sentencia el reportaje de Ciper Chile, la entidad se suma a Bancard International Investment, ubicada en el mismo domicilio, y a otra sociedad suya en Luxemburgo, llamada Inversiones Eneida S.a.r.l., S.P.F. De esta manera, la publicación recalca que Piñera no transparentó todas las sociedades en paraísos tributarios en las que participa él y su familia.

Además, pese a que el precandidato presidencial de Chile Vamos ha sostenido que su patrimonio se distingue del de su esposa e hijos, el capital de todos ellos se origina en la fortuna del ex Mandatario y que “lo que éste ha hecho es desligarse formalmente de su propiedad o bien entregarles una herencia en vida”.

El texto establece que los hijos de Piñera, Cristóbal y Sebastián, ingresaron con 13 y 15 años respectivamente a las empresas de Piñera. En la época, por 1997, cada uno de los cuatro hijos del matrimonio tenía más de US$520 millones de participación.

Por otra parte, siete años después, en 2004, el ex Presidente conformó una sociedad denominada Odisea, con inversiones de $4.495 millones de pesos de cada uno de sus hijos. Por entonces, sus hijos cursaban la universidad, mientras que Cecilia había terminado su especialización en pediatría y Magdalena, la hija mayor, se desempeñaba como profesora.

La sociedad Inversiones La Ilíada “marca el ingreso de la tercera generación de la familia Piñera en los negocios familiares”: Entre ellos, seis nietos del ex Mandatario, todos niños, quienes también figuran como accionistas. El medio sostiene que fue capaz de invertir US$500 millones más en Inversiones Odisea, sobre lo cual no existe registro público sobre el origen del monto.