El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este viernes que la economía chilena sigue complicada y que crecerá sólo un 2,3 por ciento en 2018, cifra que sería levemente superior a la expansión anotada este año.

“A pesar de las condiciones externas ligeramente más favorables, las perspectivas para Chile siguen siendo moderadas debido a persistentes debilidades internas”, detalló el organismo multilateral al entregar sus Perspectivas Económicas Regionales para el Hemisferio Occidental.

Respecto al 1,7 por ciento de crecimiento ratificado para este año, el FMI sostuvo que esta cifra está influida por una serie de hechos.

“Refleja interrupciones en la producción de cobre a raíz de huelgas prolongadas y extensos incendios forestales, una merma en el consumo de los hogares por la debilidad del mercado laboral, y la moderación de la confianza y las inversiones, al mismo tiempo que las próximas elecciones presidenciales generan más incertidumbre acerca de la dirección de las políticas”, según el FMI.

El crecimiento mayor pronosticado para 2018 obedece, en cambio,  a un crecimiento más firme de los principales socios comerciales del país y condiciones monetarias más expansivas.

“La política monetaria es debidamente acomodaticia, pero hay margen para una mayor expansión dadas las presiones a la baja sobre las expectativas inflacionarias derivadas de la debilidad de la demanda interna. Con esta perspectiva de crecimiento moderado, la consolidación fiscal puede ser gradual, pero debe continuar, en vista del menor potencial de crecimiento de la economía”, acotó el informe.

El FMI  estimó además que América Latina crecerá 1,1 por ciento este año y 2 por ciento en 2018.