El debut de Okja, una de las dos producciones que la empresa Netflix presentó en el Festival de Cine de Cannes, motivó este viernes pifias en el público especializado, en medio de una serie de problemas técnicos que obligaron a interrumpir la presentación del film durante unos diez minutos.

Los abucheos de los periodistas presentes en el Gran Teatro Lumiere coincidieron con la polémica desatada por el hecho de que las dos producciones de Netflix presentadas al festival, “Okja” y “The Meyerowitz Stories”, no son originalmente películas destinadas al mercado cinematográfica, sino que a la plataforma de demanda en línea.

No obstante ello, ambas producciones compiten por la Palma de Oro aunque están destinadas a las televisiones y no a las salas de cine.

“Un incidente técnico empañó el inicio de la proyección de ‘Okja'”, que se paró“durante unos minutos”, tras lo cual la sesión se retomó normalmente, explicó la dirección del festival.

“Se trata de un incidente debido únicamente a los servicios técnicos del festival, que ofrece sus excusas al realizador y a sus equipos, a los productores y a los espectadores de la sesión”, afirmó un comunicado.