A dos años del ataque sufrido por el estudiante Rodrigo Avilés, quien fue impactado por el chorro del carro lanzaaguas de Carabineros mientras participaba de una protesta en Valparaíso, el joven volvió al lugar de los hechos para denunciar la impunidad que aún pesa sobre los hechos.

En entrevista con CHV, Rodrigo sentenció que “después de dos años, es la primera vez que vengo al lugar exacto donde fue agredido por Carabineros”. Las imágenes mostraron las primeras reacciones de la institución policial, que negó la participación de sus miembros en el ataque causado a Avilés.

“Da impotencia, pero mucha rabia que aún no haya pasado nada y que lo más grave, que esto le pueda seguir pasando a la gente”, sentenció. Y reitera que espera que lo que le pasó a él, que es muy grave “no le vuelva a pasar a nadie más en este país”.

A juicio de Rodrigo, lo ocurrido fue una agresión directa. “Carabineros no ha hecho nada al respecto, nada”, manifiesta. El joven estudiante se mantuvo hospitalizado y en coma durante 20 días y hoy enfrenta una de las secuelas del hecho: el diagnóstico posterior de epilepsia.

“Carabineros es una institución que no aprende, que sigue reiterando los errores”, sentenció y agrega que esta “es una rabia que se perdona en la medida que se haga justicia”. Del mismo modo, reiteró su preocupación por los protocolos de la fuerza policial, que luego de su agresión no han cambiado significativamente.

“Es una institución peligrosa, que no tiene criterio sobre cómo actuar frente al otro”, cerró. 

Mira acá la nota completa