Son alrededor de 200 millones de dólares los que gastó en el año 2016 la Organización Mundial de la Salud (OMS) en viajes de personal. La cifra representa casi el triple de lo que gastan en luchar contra el VIH (US$71 millones), malaria (US$61 millones), tuberculosis (US$59 millones) y problemas de salud mental (US$23 millones).

La información la reveló hoy The Associated Press, que accedió a los documentos que detallan los costos de los viajes para los cerca de 7 mil miembros de la OMS. Según informa el medio, si bien la organización ha tomado medidas para controlar los gastos, a nivel interno algunos miembros critican que jefes reservan vuelos en primera clase y estadía en hoteles cinco estrellas.

En septiembre de 2015 se realizó un seminario interno de la OMS, donde el director de finanzas Nick Jeffreys reconoció que “no confiamos en que la gente haga lo correcto cuando se trata de los viajes” y que los empleados “pueden manipular un poco su viajes. La agencia no puede estar segura de que siempre reserven el billete más barato o de que el desplazamiento fuera siquiera necesario”.

Además, AP accedió a un correo interno de la directora general de la OMS Margaret Chan, donde enfatizaba en la necesidad de recortar los costos de los viajes ya que países miembros de la organización estaban reclamando por eso. “Como organización debemos demostrar que somos serios a la hora de gestionarlo de forma apropiada”, señaló.