En entrevista en CNN, el candidato presidencial del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami, vivió un tenso momento junto al periodista Tomás Mosciatti, al momento de abordar la polémica por las platas de campaña.

“Hay gerentes de OAS condenados”, comentó Mosciatti, obteniendo una rápida rectificación de parte del candidato: “Condenada está Bío-Bío, por ejemplo. La radio está condenada. Lo que no me parece correcto en esta conversación es que usted vaya reafirmando adjetivos, cuando aquí habemos dos. Yo soy dueño de una empresa y no estoy condenado, apenas investigado”.

ME-O recordó un capítulo poco conocido de la familia de comunicadores, que en 2012 recibieron una sentencia condenatoria -junto a otras ocho emisoras- por hechos constitutivos de colusión, según el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia.

La Fiscalía Nacional económica interpuso un recurso de reclamación que fue acogido por la Tercera Sala de la Corte Suprema, en contra de: Corporación de Radio Valparaíso Limitada, Transco S.A., Sociedad de Inversiones Santa Ignacia Limitada, Radio Corporación S.A., Inversiones San José Limitada, Altronix Comunicaciones Limitada, Empresa Nacional de Transmisiones y Duplexiones Limitada y Bío Bío Comunicaciones S.A.

Las prácticas consistieron en que las radioemisoras señaladas se coludieron para eliminar la competencia en los procesos de licitación del espectro radioeléctrico. Pese a que otras emisoras reconocieron el hecho, Radio Bío-Bío negó la acusación y recibió, junto a las demás, una multa de más de 285 millones de pesos.

“No le voy a permitir que manche un milímetro más mi honra”, recalcó MEO en una dura postura ante el entrevistador. “Usted quiere ser presidente”, le replicó el periodista. El líder del PRO volvió a responder: “Así es, y usted es comunicador de uno de los medios más influyentes de Chile”.

Mira aquí un extracto de la entrevista: