Con una agitada agenda que incluye reuniones y actividades con el sector público, privado y con los actores que participan del extenso mundo de la formación laboral y que ayudan en la articulación del engranaje que mueve al mundo de la capacitación, Goic hace un alto en sus actividades para contarnos sobre avances y proyecciones Sence. “Queremos ligar a las personas -su talento- con lo que están buscando las empresas para su desarrollo”, asegura.

-Ha sostenido que le gustaría que en Sence, antes de la C de capacitación estuviera la E de empleo. ¿Sigue en esa línea?
-La idea es que al menos sean de igual tamaño. Tenemos un muy buen sistema de capacitación con espacios que, claro, son perfectibles, pero llegamos a más de 11 mil empresas y 100 mil personas a través del Impulsa Personas, llegamos a más de 800 mil personas que se están desempeñando en empresas. Entonces es obvio pensar que todo este esfuerzo de capacitación tiene que tener un mejor correlato en términos de acceso de las personas a un empleo digno y decente.

– ¿Cómo se logra eso?
-Siendo capaces de identificar los talentos de las personas y los requerimientos que tienen las empresas para que ese emparejamiento sea lo más óptimo posible de forma tal que las personas puedan desarrollarse efectivamente y estar al servicio de una mejor productividad. Un trabajador más productivo también tiene un mejor reconocimiento en términos salariales.

-Queda menos de un año para que finalice el actual gobierno. En ese sentido, ¿cuál es el balance que hace de su gestión?
-Nuestro balance es positivo, hemos cumplido con las metas que se nos propusieron. Echamos a andar el Programa +Capaz y también mantuvimos los programas que tradicionalmente el Sence ha administrado. Hemos potenciado Impulsa Personas, que ya no es sólo un arreglo contable para descontar impuestos por haber hecho capacitaciones, sino también una herramienta para impulsar la carrera de las personas y la productividad de las empresas. Hemos realizado buenos procesos de pago de los subsidios que favorecen la entrada de mujeres y jóvenes al mundo laboral, donde hoy tenemos una cobertura superior a las 700 mil personas.

-¿Siente que han logrado cumplir las metas autoimpuestas?
-Los números muestran que hemos logrado avanzar en nuestras metas y lo hemos hecho reconociendo que hay procesos y procedimientos internos que hay que mejorar, y en ese sentido hemos instalado toda una lógica de procesos dentro de la institución que nos permite ir mejorando continuamente. Siempre hay espacios de mejora y creo que una de las cosas en que se ve reflejado esto es en la confianza que el gobierno ha tenido con el Sence.

-¿En qué se manifiesta esta confianza?
-Desde el 2014 a la fecha hemos prácticamente duplicado el presupuesto que nos asigna el Estado para ejecutarlo en distintas políticas públicas. Esto también porque hemos logrado llegar a un 98% de ejecución al 2016, lo que se traduce en mayor presupuesto. Lo importante es que no es solo eso, sino que son platas que se ven reflejadas en beneficios, en cursos y en procesos de intermediación para las personas.

Un Nuevo Trato

Pedro Goic enfatiza que una fuerte articulación con el tejido empresarial es vital para ayudar a las personas a conseguir trabajo. En esa línea, el Sence ha estado piloteando en las provincias de Valparaíso, Marga Marga y Ñuble un nuevo Sistema de Intermediación y Capacitación Laboral. “Este modelo recoge lo que ya existía en las oficinas municipales de intermediación laboral, pero con una mayor capacidad de identificar donde están los requerimientos de capital humando en las compañías para así producir una articulación más directa”, asegura el director del Sence.

De ese trabajo con los municipios también forma parte la Bolsa Nacional de Empleo, la cual opera mediante la articulación a nivel territorial. “Muchas veces nos encontramos con comunas donde hay muchas empresas, pero no hay mucha población, y viceversa. La Bolsa Nacional de Empleo, entonces, tiene un rol fundamental en direccionar un trabajo de búsqueda de posiciones laborales y de candidatos”, señala.

Bajo este enfoque que busca generar más lazos de confianza entre el sector público y privado es que nació la idea del “Nuevo Trato”, que implica un acercamiento y coordinación mayor con el mundo empresarial. Uno de los mayores orgullos para Goic durante su gestión.

-¿Cómo logran que el Nuevo Trato efectivamente funcione?
-Acercándonos más a la empresa, mostrándole los distintos elementos que tiene el Sence disponible. Capacitamos a más de 200 mil jóvenes y mujeres, y esas personas son talentos que quieren encontrar un puesto de trabajo. Hemos tenido buenos resultados, pero estamos convencidos que, a través de este Nuevo Trato con los empleadores, trabajadores y con quienes forman parte del sistema de capacitación OTEC (Organismos Técnicos de Capacitación) y OTIC (Organismos Técnicos Intermedios para Capacitación) se pueden generar espacios de confianza para avanzar mucho más rápido.

-Sobre los Subsidios de apoyo al empleo como el Subsidio al Empleo Joven (SEJ), el Bono al Trabajo (BTM) o la Evaluación y Certificación de Competencias Laborales y el Programa Aprendices ¿cómo ha resultado su ejecución?
-En los Subsidios uno ve el impacto que tienen en términos de cobertura y presupuesto. La ejecución 2016 contó una inversión pública cercana a los 128 mil millones de pesos que en su conjunto mejoró los sueldos de 658.112 jóvenes y mujeres. Respecto del Programa Aprendices, nuestro sueño es que sea como los que existen en Europa y otros países. Aprendices es un programa donde a través de un maestro Guía de la misma empresa, los jóvenes se capacitan. Si bien hay un incentivo económico de parte de Sence, lo que se produce al interior de la Empresa, ese ambiente pro-joven, es lo que buscamos. Mediante el programa de Evaluación y Certificación de Competencias Laborales vamos a llegar a más de 25 mil personas quienes a través de ChileValora logran acreditar su conocimiento y competencia en un oficio.

Sence Más Inclusivo

Hace un par de semanas el Sence hizo su cuenta pública del último año. En cuanto a cifras, se habló de cerca de 1,5 millones de personas que anualmente acceden a beneficios del Sence. Goic hace hincapié en que esto se ha conseguido mediante herramientas que permiten ir rompiendo las inequidades que la sociedad ha construido para que los grupos más postergados puedan capacitarse e ingresar al mundo laboral.

-En lo que respecta al Programa +Capaz Línea Discapacidad, ¿cuál es su efecto en la empleabilidad?
-Tenemos casos notables donde han incluido a jóvenes con discapacidad cognitiva, a quienes han contratado como bodegueros o en espacios de atención de público, y el diagnóstico de las empresas tras la experiencia es súper claro: esto mejora la productividad. Los empleadores nos decían: “partimos en la lógica más social, de imagen y al poco tiempo nos dimos cuenta que disminuyeron los tiempos de entrega, la accidentabilidad y el ausentismo”. Al principio costó, pero incluimos a fundaciones especializadas en el acompañamiento y formación a personas con discapacidad.

-¿Trabajan del mismo modo con los pueblos originarios?
-En el caso de la población indígena, en el mismo +Capaz generamos una serie de cursos que tienen que ver con la identidad de los pueblos originarios. Ahí ha habido espacios de crecimiento importante. Por ejemplo, estamos desarrollando un proyecto muy interesante con la cooperativa Rewe en La Araucanía, justamente para identificar el cómo ellos construyen una cooperativa incorporando su cosmovisión e invitar a más gente para que se sume. En temas de inclusión hemos aprendido mucho del trabajo con personas en situación de discapacidad. Tenemos que avanzar hacia una sociedad mucha más integradora en todo ámbito. Ese primer ejercicio nos ayudó a abrir los ojos y entender las distintas realidades de sectores que han estado históricamente fuera del mundo del trabajo y por los cuales seguiremos avanzando a fin de instalar una cultura de la inclusión.