La Fiscal de la Unidad de Alta Complejidad Centro Norte, Macarena Cañas, investiga dos presuntos delitos en el caso del supuesto uso indebido de los gastos reservados de carabineros. Se trata de supuestos lavados de activo y malversación de caudales públicos. 

Según informó La Tercera, la causa se mantiene con carácter secreto y ya se ha interrogado a dos imputados claves: el coronel (R) Jaime Paz, oficiual del Escalafón de la Intendencia de Carabineros, y al ex director de Finanzas, el general (R) Flavio Echeverría.

El último declaró posibles irregularidades en la forma en que se utilizaban dichos fondos por parte de generales. Además, indicó que los fondos eran usados como posibles sobresueldos, adjuntando una planilla con nombre y montos asociados al pago de dinero a altos oficiales. Entre ellos, el actual general director de Carabineros, Bruno Villalobos.

Echeverría apuntó a un mal uso de los fondos de parte del Alto Mando y advirtió que “cuando asumí el cargo heredé las directrices de continuar con la distribución de gastos reservados de parte del general Whipple, él me pasó la lista (con nombres de los oficiales que recibirían el dinero)”.

Iván Whipple fue el director de Finanzas de la institución antes de Echeverría. Sin embargo, su abogado Álvaro Morales negó completamente la acusación: “Él nunca elaboró ninguna planilla de gastos reservados”.

En el Congreso Nacional, las nuevas informaciones abren posturas encontradas sobre la permanencia en la institución del general Bruno Villalobos.

El diputado PS Leonardo Soto señaló que “debe dar un paso al costado. Debiese renunciar y, si no lo hace, el gobierno debiera tomar la decisión de llamarlo a retiro”. 

Sin embargo, la diputada UDI María José Hoffman argumentó que “hasta ahora, el general Villalobos ha sido clave en establecer los hechos, y no tengo duda de que una vez hecha su labor y cerrado este duro capítulo institucional, podrá con mayor libertad dejar su mando”.