“Cuando tuve mi primer trabajo, una compañera me invitó a su casa a comer… cuando llegué a su casa, estaba tratando de darle de comer a sus hijos mientras nos preparaba la cena”. Esta y otras historias, de aparente naturalidad cotidiana, son retratadas en el cómic “¡Me hubieras pedido!”.

Las historietas reflexionan acerca de la necesidad de establecer una corresponsabilidad doméstica entre hombres y mujeres, ya que éstas deben cumplir dobles funciones de trabajo en el hogar y en el desarrollo de las labores domésticas.

“Cuando un hombre espera que su esposa le pida que haga cosas, está viendo a su compañera como el mánager de las tareas domésticas”, sostiene el cómic. Y agrega: “El problema con eso, es que planear y organizar las cosas ya es de por sí un trabajo de tiempo completo”.

Las historias abordan la desigualdad que se expresa en el hogar a la hora de asumir las tareas domésticas y de cuidados. A la vez, llama a todos y a todas a dec0nstruir estas relaciones y a defender la corresponsabilidad. El trabajo fue primero publicado en francés, con traducción al inglés y al español.