“Una vez al mes doy una vuelta con los hijos de nuestros trabajadores y ellos me abrazan. Soy el verdadero Willy Wonka”, había dicho Nicolás Santiesteban, heredero de Fruna, a La Tercera.

Algo que dista mucho de las deplorables condiciones de la empresa dadas a conocer por un reportaje de The Clinic.

Por sus bajos precios, Fruna ha sido alabada en redes sociales por ser “del pueblo”. Sin embargo, la realidad es que la empresa ha sido sancionada en tres ocasiones por prácticas antisindicales, tiene jornadas de trabajo de ocho a nueve horas sin descanso ni colación y tiene una serie de restricciones higiénicas que hacen que los trabajadores se desarrollen en un ambiente ingrato.

Estas condiciones, como revela The Clinic, terminaron con el suicidio de un trabajador en su puesto de trabajo y un ataque al corazón de otro al enterarse del hecho.

Rolando Venegas llevaba casi ocho años trabajando en la empresa de confites y el hostigamiento laboral por parte de su jefe de planta -apodado “el perro”- lo tenía agobiado.

El sábado 29 de abril decidió colgarse en su puesto de trabajo en la fábrica de Fruna. Una carta que escribió antes de morir denunciaba entre otras cosas que “el hostigamiento laboral lo tenía muy cansado”.

Su pareja, Marisol Muñoz -también trabajadora en la empresa-, al no encontrarlo ese día, se empezó a preocupar. Nicolás Santiesteban le dio la noticia con frialdad, ante lo que Muñoz fue a encarar al jefe directo de Rolando diciéndole: “¡Asesino! ¡Me lo tenías enfermo, me lo quitaste!”.

Alrededor de dos horas después, al enterarse de la muerte de Rolando Venegas, otro trabajador de la empresa falleció de un ataque al corazón. La empresa obligó a continuar los trabajos incluso después de estos hechos.

“Me da pena porque veo que la gente celebra siempre a Fruna y a nosotros, que somos el pueblo, nos vulneran todos los días, desde que entramos hasta que salimos. Espero que esta tragedia cambie un poco las cosas”, dijo Marisol Muñoz a The Clinic.

“Hasta los Oompa Loompa tenían mejor vida que nosotros”, dijo por su parte la presidenta del Sindicato de trabajadores de Fruna, Beatriz Maldonado.