Hoy se cumplen 50 años del lanzamiento en Estados Unidos de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, el disco que cambió el rumbo del rock y consagró a The Beatles como un referente de la cultura popular. En 1967, la banda de cuatro chicos de Liverpool decidió hacer un disco distinto a lo que venían realizando en sus producciones y dieron rienda suelta a su creatividad, partiendo desde la artística portada del LP, innovando en formas de grabar, incluyendo arreglos orquestales, explorando aún más en la música hindú, e incluso incluyendo sonidos en frecuencias que sólo los perros pudieran escuchar por petición de John Lennon.

De canciones con un sonido de guitarras como “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” o “Getting Better” a la melancolía y dulzura de piezas como “She’s Leaving Home” o “When I’m 64”, este trabajo marcó toda una época y sigue teniendo impacto hasta nuestros días. Es por esto que desde la redacción de El Desconcierto queremos compartir nuestras canciones favoritas del “Sgt. Pepper’s” con nuestro lectores, deséandole un feliz cumpleaños a esta magna obra llena de rock, psicodelia, hippismo y buena onda.

With a Little Help from my Friends (Gonzalo Espinoza)

Es cierto que esta placa cuenta con canciones increíbles e innovadoras, sin embargo, me quedo con una de las más simples y típicas, en términos armónicos y rítmicos, que es “With a Little Help from my Friends”. Creo que es una de las canciones que más me puede subir el ánimo, sobre todo por la historia de Ringo dentro de la banda, de ser un eterno relegado ante el genio musical que representan McCartney, Harrison y Lennon. La primera vez que la escuche sentí algo en esa canción que no está presente en las demás, de partida tanto Paul como John insistieron en que él la cantara, eso que percibí es el espíritu de banda, el compañerismo, la sensación de que estamos todos aportando, y que finalmente lo colectivo siempre es mejor que lo individual, cuestión que se fue perdiendo cada vez más en la agrupación debido al desgaste de las relaciones y los egos.

Lucy in the Sky with Diamonds (Vanessa Vargas)

Aunque mi favorita del disco es “A Day in The Life”, esta es una canción a la que le tengo mucho cariño. Es uno de sus clásicos universales, a pesar del mote psicodélico -del LSD- que inevitablemente tiene y puede espantar a muchos. Más allá de los mitos alucinógenos, el relato de Lucy in the Sky invita a imaginar como cuando éramos niños, a dejarnos llevar con la chica de ojos de caleidoscopio, no por nada Lennon dijo que se inspiró en un dibujo que hizo su hijo Julian de una de sus amigas y compañeras de colegio, Lucy, rodeada de estrellas. A eso, Lennon le agregó un poco de su fanatismo por Lewis Carroll y resultó una canción enternecedora e inmortal, una que siempre suena como la primera vez.

A Day in the Life (Pablo Álvarez)

La primera vez que le tomé el peso a “A Day in the Life” fue viendo la película “Imagine” sobre John Lennon. En la parte en la que se muestra el asesinato de Lennon, la música que acompaña es la tensa y fuerte subida de cuerdas. Al final, el último acorde de piano calza con la caída y quiebre de las icónicas gafas de Lennon, una imagen súper fuerte. Ahí me pasó de todo, me dio mucha pena y me puse a escuchar la canción varias veces. Después caché que era una genialidad de dos canciones combinadas, una de Lennon y otra de McCartney. Yo creo que es la manera perfecta de cerrar un disco tan histórico como el “Sgt. Pepper’s”.