Este domingo casi 20 millones de electores de cuatro estados de México están llamados a las urnas. Un protagonismo especial tendrán los resultados del Estado de México, donde más de 11 millones de votantes elegirán a su nuevo gobernador, en una jornada clave por considerarse la antesala de las presidenciales para 2018.

La campaña electoral ha estado fuertemente marcada por el descrédito, el cruce de acusaciones de corrupción y las denuncias de compra de voto. Es por eso que la elección se perfila como la más reñida de la historia del Estado de México entre el PRI, que gobierna este estado desde hace 90 años, y Morena, el partido del ex candidato presidencial Manuel López Obrador y que para los comicios en el distrito de la capital lidera Delfina Gómez, una maestra de 55 años hija de un albañil y una ama de casa.

Según informa El País, Gómez dio el salto de las aulas a la política local llegando a ser alcaldesa de Texcoco, una ciudad ubicada en la región oriente del Estado de México, en 2013.

Aunque sus adversarios la han atacado subrayando su falta de experiencia, lo cierto es que las encuestas le pronostican opciones reales de desbancar a Alfredo del Mazo, candidato del PRI, este domingo, sobre todo si se da un aumento de la participación.

Una encuesta de “El Universal” sitúa por delante a Del Mazo, con un 33,8 por ciento de los votos, y en segunda posición a Gómez, con un 29,3 por ciento. Sin embargo, la ventaja del PRI desaparece en otro sondeo divulgado por ‘Reforma’ y que fija como favorita a la candidata de Morena, que lograría una ventaja de 1,2 puntos, es decir de 31,9 frente a 30,7 por ciento para Del Mazo.

Los principales desafíos que enfrentaría Delfina Gómez tienen que ver con los problemas de pobreza y seguridad que vive el 13 por ciento de la población del país, concentrada en este estado.

Una derrota del candidato del PRI significaría un golpe difícil de superar en una zona donde actual presidente Enrique Peña Nieto fue gobernador, y colocaría a López Obrador en una posición aún más favorable para ganar las presidenciales del año próximo.