Los anuncios realizados por Bachelet en su última cuenta pública, específicamente en referencia al envío del proyecto de matrimonio igualitario y a la tramitación del proyecto de aborto en tres causales, no dejaron indiferentes a las autoridades de la Iglesia Católica.

Al respecto, el presidente de la Conferencia Episcopal, Santiago Silva, manifestó que estos temas “merecen una amplia discusión, donde podamos participar todos los actores de la sociedad que tengamos algo que decir, en vistas de nuestra preocupación por los derechos humanos, por la dignidad de las personas. Estos temas de la vida humana y la familia son especialmente delicados”.

Además, monseñor Silva sentenció que en el caso del matrimonio igualitario, “ratificamos nuestra mirada humanista y cristiana sobre el matrimonio, que debe ser entre un hombre y una mujer, para toda la vida”, según consignó Radio ADN.

En tanto, el cardenal Ricardo Ezzati señaló que son de público conocimiento los principios de la Iglesia, “y cuáles son nuestras convicciones, y esas convicciones las mantenemos más allá de cualquier tipo de proyecto, porque no es lo mismo que algo sea legal y que sea éticamente bueno para el país”.

Por otra parte, monseñor Silva se refirió a la situación en La Araucanía, manifestando que “no debemos permitir que las legítimas demandas de justicia por parte de sectores del pueblo mapuche, resulten invisibilizadas por el actuar de diversas facciones que, lejos de contribuir a la paz, han acrecentado las tensiones. Ojalá el informe de la comisión que encabezó monseñor (Héctor) Vargas se traduzca en decisiones que ayuden en este propósito”, afirmó.

Ezzati, por su parte, señaló que es fundamental que exista “reconocimiento e integración real de los pueblos originarios, especialmente del pueblo mapuche, a la vida y la historia de Chile”.