Hasta cuándo vamos a experimentar con los niños, si quieren hacer estas pruebas háganla primero en los adultos y en la parte pública, los niños deben ser cuidados y no expuestos a situaciones incómodas e indignas para muchos de ellos.¿Es decir, les pedimos más a los niños que a los adultos? ¿Qué pasa con nuestra autoridad? Que alguien me explique…” (sic). Posteo en redes sociales (FB) por parte del ex candidato a concejal Leonardo Ormazabal (Chile Vamos, PRI, EVOPOLI, Independientes), 26 de mayo de 2017.

Estimado Leonardo (Andrés,Jacqueline, Manuel, Francisco…)*:

Le explico. No solo las escuelas ya han implementado baños unisex o “mixtos” (las personas transgénero preferimos denominarlos “baños sin género”). Al contrario de lo señalado por usted, en espacios para “adultos y en la parte pública” como son, por ejemplo, la Municipalidad de Recoleta, así como en distintas universidades, también se ha hecho.

Los baños sin género se enmarcan dentro de políticas educativas no sexistas. Ha costado construir la noción y que sea tomada en cuenta. El sexismo, el machismo y la tradición matan y son sordos. Acá, el trasfondo no es el baño. El trasfondo es que existen estudiantes que dejan de serlo,a causa  de su identidad y expresión de género.¿Acaso el género debe seguir siendo la causal histórica de la población trans, transgénero, intersex y travesti que abandona estudios?

La iniciativa social y el trabajo que las organizaciones veníamos haciendo queda respaldada a nivel nacional, gracias a la reciente Circular de Convivencia Escolar Trans emanada desde el Ministerio de Educación (en cuyo contenido colaboramos).

Los baños tradicionalmente asignados para “hombres” y “mujeres” siempre están disponibles además del eventual baño sin género.El baño sin género es una medida que se implementa gradual y comprensivamente:se realiza un trabajo educativo y de acompañamiento a la comunidad. Las escuelas en donde existen baños sin género jamás se han prestado para “experimentos” ni malentendidos.

Ud. señala que “los niños no deben ser expuestos a situaciones incómodas e indignas”. ¿Podría explicar mejor el punto? Quizás no se ha dado cuenta, pero con su ignorante y sensacionalista posteo en redes sociales, a menor  escala pero al igual que lo hacen las indicaciones absurdamente retrógradas de Allamand, el bloqueo obstinado de Van Rhysselberghe, la vuelta de chaqueta de Matta y la visión oportunista de Chahuán, está llamando a la violencia y la exclusión escolar. ¿O Ud. realmente piensa que el preocuparse de niñeces como la transgénero, junto con intentar disponer condiciones mínimas para que lleven más holgadamente el día a día, ocurre solo por antojo y deseo de “experimentación” social? (Ud. acusa “experimentar” con niños. ¿Quién experimenta con niños, si me puede responder?). Le pongo un ejemplo en esa línea: en la Fundación Transitar (lugar en donde trabajo) participan más de 70 niños, niñas, niñxs y jóvenes trans, los cuales viven en mundos reales y con consecuencias reales a partir de palabras como las suyas. El único experimento es tratar de vivir dignamente, pese a ello.

Estimado Leonardo: al parecer, ambxs fuimos candidatxs a concejalx durante un mismo periodo electoral. Yo justamente lo fui buscando abrir un poco más de espacio para mi comunidad (creo que lo logré y no pienso volver a ser candidata a nada más en ese ámbito).Pues bien: a causa de la muñeca inflable que se obsequiaron ciertos políticos y empresarios, a causa del número de femicidios ocurridos en el país, a causa de la cantidad de escuelas que dejaron sin estudiar a niñxs y jóvenes trans y a causa de “opiniones” como la suya, ese espacio se cierra un poco más.

Atentamente

Niki Raveau

*Nota de la autora: La opinión del ex candidato me interesa solo como pretexto para un argumento general y no a nivel personal.


Mujer trans, profesora de Artes Visuales, Investigadora en niñez trans, ex candidata a concejala por Santiago.