Ocurrió un 2 de junio de 2009. Marcelo Salas, quizás uno de los más grandes delanteros del fútbol chileno de todos los tiempos, se retiró del fútbol de forma oficial, dejando un gran vacío en los fanáticos. Pese a estar identificado por el amor hacia el Chuncho, la devoción por Salas no conoció de mezquindades y se arraigó transversalmente entre los hinchas peloteros.

A ocho años de su adiós definitivo, el Matador sigue despertando pasiones en Chile, Argentina e Italia, donde recientemente fue embajador de la final de la Copa de Italia, en la que se enfrentaron Juventus y La Lazio. En la instancia, el chileno recibió una emocionante ovación, que tal vez sirva para graficar el respeto que ha inspirado en cada uno de los lugares donde le tocó jugar y mostrar su impresionante talento, técnica y apetito voraz de gol dentro de la cancha.

Para muchos, el retiro de Salas se concretó demasiado pronto, apenas a los 34 años. Las lesiones de su rodilla detuvieron la magia del goleador de Temuco, que de todos modos no necesitó de más tiempo para convertirse en un inolvidable, “el fenómeno”, José Marcelo Salas Melinao, dueño de emocionantes momentos de la historia del balompié.

Revisa aquí sus mejores jugadas y goles por la selección, la Universidad de Chile y River Plate.