Emelia Puga, esposa cubana de Felipe Kast, confesó parte de su biografía y comparó su vida en Chile y en Cuba, en una entrevista con Revista Sábado.

La ingeniera civil de 43 años admitió que “cuando llegué a Chile me chocó el tema del clasismo. Eso me afectó un poco. Veía que alguien, por tener una profesión, era mejor tratado que un obrero”.

“Vengo de un país donde, si hay algo que rescato, es la igualdad. Da lo mismo la profesión que tengas, eres un ser humano y mereces respeto. Aquí encontraba que los tratos eran diferentes. Me decía, por qué alguien se cree con el derecho de tratar mal a una persona”, añadió.

La esposa del candidato presidencial de Evópoli también contó que su padre era un cirujano que se enroló en la revolución cubana siguiendo al joven estudiante José Antonio Echeverría, asesinado en 1957.

“El ’59 mi papá se fue a la Sierra Maestra, donde se alzó, vestido de verde, con barba y con su cinta en el brazo del Movimiento 26 de Julio. Estuvo cuatro meses como médico, curando a los heridos”, relató.

Sin embargo, subrayó que todo cambió en 1961, cuando Fidel Castro decidió radicalizar el proceso revolucionario y darle un carácter socialista. “Esto no es por lo que yo luché. Se dio cuenta de que nos iban a coartar la libertad“, parafrasea Emelia de su padre ya fallecido.

Para Emelia, en los últimos años las cosas no han cambiado mucho en la isla “porque todavía no existe la libertad que debería tener un país. Puede haber más acceso a internet, puedes tener tu negocio y otros pequeños detalles, pero la libertad del ser humano para poder expresar su opinión todavía no está“.

La esposa de Kast puntualizó que en ese sentido Chile es muy distinto: “Encontré muy fuerte el tema de la libertad. Yo no estaba acostumbrada. Yo le decía a Felipe, ¿esto lo pueden decir así por televisión? No podía creerlo“.

“Qué bueno que fuese así. Que uno pueda decir lo que opina y que no te pase nada, lo encuentro increíble. Era nuevo para mí. Pero yo creo que ahora se están pasando los límites y se llega a faltas de respeto y a la violencia”, concluyó.