La estadounidense Ariana Grande participó hoy en el concierto benéfico ofrecido en Manchester, junto con otros artistas internacionales, en honor a las víctimas del ataque terrorista cometido en esa ciudad inglesa el pasado 22 de mayo, y que dejó 22 muertos y 64 heridos.

Entre fuertes medidas de seguridad alrededor del estadio Emirates Old Trafford, con capacidad para 50.000 asistentes, el espectáculo “One Love Manchester” en homenaje a las víctimas del atentado a la salida del concierto de Ariana Grande contó con la presencia de representantes políticos y líderes de distintos credos religiosos en un guiño a la unidad.

Vestida con un buzo blanco con el eslogan “One Love Manchester”, y muy aclamada en todo momento por sus incondicionales, la estadounidense afirmó muy emocionada que “La música nos cura, nos une, nos hace felices. El odio no ganara” afirmó la cantante pop.

En el esperado concierto también cantaron otros artistas como Marcus Mumford, líder del grupo Mumford And Sons, Robbie Williams, Coldplay, el estadounidense Pharrell Williams, Miley Cyrus, Liam Gallagher, Katy Perry y un emocionado Justin Bieber.

La cantante, Miley Cyrus afirmó ante el público que la aclamaba que “Para mí, la mayor responsabilidad es cuidarnos entre todos y por eso estoy hoy aquí”, expresó Cyrus, quien anunció el gran cariño y respeto que tiene por Ariana Grande.

El público, en su mayoría jóvenes adolescentes, levantaron las manos para corear con Ariana Grande el tema ‘Side to Side’, una imagen que hizo que la cantante se llevara las manos al rostro, aguantándose las ganas de llorar. Fue entonces que relató que tuvo la oportunidad de conocer a una madre de una de las víctimas: “Ella me dijo que la pequeña no hubiera querido que llorara”.

Al finalizar el concierto las cifras recaudadas superaban los 180,000 dólares, dinero que será donado a las familias de las víctimas que murieron el pasado 22 de mayo en la explosión cuya autoría se atribuyó el Estado Islámico.