Las rutinas de Daniel Alcaíno en Vértigo ya se han convertido en un clásico. Durante cada jueves, disfrazado de su personaje Yerko Puchento, ha sumado polémica tras polémica en su rol de bufón y se ha transformado en un dolor de cabeza para algunas figuras del mundo del espectáculo y la política.

El episodio más reciente fue el de Cecilia Pérez, la ex ministra vocera del Gobierno de Sebastián Piñera. Sobre eso y más se explayó el comediante en entrevista con Revista Cáñamo, según consigna Radio ADN.

Alcaíno sostuvo que, a pesar de los programas como Primer Plano y los titulares de LUN que desinforman constantemente, la gente sabe, se da cuenta de lo que digo, por eso le diría a esa señora que se picó, ¿le muestro cuando su candidato, el que va a ser presidente, sacó una radio Kyoto y dijo barbaridades de otra mujer (Evelyn Matthei), donde la basureó y trapeó el piso con ella y nadie dijo nada? Esos sí que eran insultos po compadre, esa era violencia, lo mío es humor y por suerte aún no han matado a nadie por decirle que es feo a otro, e increíblemente a eso le temen más”.

“A la gente le gusta el personaje, pero hasta que le toca a él y ahí pruebas su sentido del humor, porque estás viendo que en televisión todos te están hueveando (…) Cuando la gente se enoja con Yerko es como si te enojaras con Condorito”, sentenció Alcaíno.

Además, el actor sostuvo que la política de la “asco” y agregó que “hay gente que me ha preguntado ‘¿tú eres de derecha, cierto?’ No me interesa esa clasificación tampoco para mí. Yo quiero vestirme de rosado si quiero, no me hueveen. Si quiero me junto hasta con Piñera a tomar un café. Puedo hacer lo que quieran, váyanse a la chucha”, cerró.

El comediante explicó su relación con Jorge López y los cuestionamientos, señalando que “durante esa media hora yo me transformo en Jorge López, y para muchos eso es una crítica, porque yo quedo como un títere sin opinión, pero ¿quién se puede transformar en otra persona solo porque te soplan? ¿Ah? Por eso en media hora yo soy Jorge, básicamente porque él no actúa, ¡y no hay más misterios! Y ambos nos aportamos, yo con chistes y él con su agudeza. Así que ¡déjense de hacer simposios y estudios de Yerko! Es un personaje, hueones”.

Por otra parte, Alcaíno señaló que su personaje de ficción le permite decir cosas que ningún otro puede decir desde esa plataforma: “Como los canales son coartados por ciertos medios, entonces una persona con nombre y apellido no dice las cosas porque no lo dejan. Pero desde esta plataforma ambigua que tiene un personaje que no es de carne y hueso, pero por momentos se levanta como un holograma, es heavy el poder que tiene”.