Hasta el momento, la declaración de Rodrigo Peñailillo, en el marco del Caso Caval, se había visto postergada por la estadía del ex ministro del Interior de Bachelet en Estados Unidos.

Sin embargo, el fiscal de Rancagua Sergio Moya descartó realizar la diligencia. “Consideramos que no era importante. Lo podríamos haber realizado por videoconferencia. Pero no vale la pena”, dijo Moya, según informó El Mercurio.

La solicitud había venido de parte de los querellantes Carolina Contreras y Mario Zumelzu, quienes buscaban que se le consultara al ex ministro si realizó alguna gestión para que Andrónico Luksic se reuniera en 2014 con el hijo de la presidenta, Sebastián Dávalos, y Natalia Compagnon.

El día de ayer la Fiscalía había solicitado el cierre de la investigación por segunda vez. “Ya estamos listos para acusar”, argumenta Moya.

Son 13 los actuales imputados por el caso, entre los que se encuentra la nuera de la presidenta Bachelet, Natalia Compagnon, y Mauricio Valero. Los imputados arriesgan hasta 15 años de presidio.