Hace casi dos años, Rosario Valdés, matrona con años de experiencia en alto riesgo obstétrico y otras áreas de la profesión, partió a Uganda como voluntaria para asistir partos en una pequeña ciudad llamada Iganga. Según relata, la experiencia fue impactante: “ahí me di cuenta de lo que es no tener nada; no tener profesionales capacitados, guantes… hasta tres pacientes por cama, muchos en el suelo. Cada mujer lleva para parir una bolsa de basura que usa como sábana. Ver ratones en un hospital es chocante; ver que todavía existen profesionales de la salud que les pegan a sus pacientes es aberrante. Te das cuenta de que el valor de la vida es otro al que nosotros estamos acostumbrados; es muy fuerte”.

Este tipo de condiciones ha llevado a Uganda a ser uno de los países con mayor índices de mortalidad infantil y materna en el mundo. Según datos del Banco Mundial, en el país mueren 38 niños cada mil nacimientos (21º lugar en el mundo) y 350 madres por cada 100.000 partos. A esto hay que agregar que Uganda posee la quinta tasa de fertilidad más alta del mundo, con seis hijos por mujer en promedio.

La situación en Iganga es similar e incluso peor, con un promedio de hijos por mujer que supera los ocho y un hospital con infraestructura tremendamente precaria, con tres camillas, una incubadora, sin cunas ni insumos necesarios en caso de complicaciones durante el parto y con un personal que, pese a tener formación universitaria, no cumple con los estándares mundiales actuales.

Con la idea de mejorar esta compleja realidad e influir significativamente en los procedimientos de maternidad, Rosario y otras cuatro colegas de la universidad -Daniela Ramírez, Marcela Weber, Soledad Zawadzky y Nicoletta Scapini- se reunieron y elaboraron un proyecto que contempla una intervención con afanes transformadores en el hospital regional de Iganga. El proyecto llamado “Sindika”, que significa “puja” en el idioma nativo de la localidad, no sólo abarca la asistencia de partos, sino también actualización de conocimientos del personal hospitalario, mejora e instalación de procedimientos y abastecimiento del recinto con elementos básicos como mobiliario, señaléticas, monitores de control de signos vitales y equipos de sutura, entre otros.

Para poder concretar este proyecto, las cinco matronas chilenas dejaron sus trabajos y juntaron fondos apoyándose también de familiares y conocidos. Autogestionaron gastos de vacunas, pasajes de avión y dinero mensual para pensiones y otros, y hoy reciben donaciones de terceros que serán invertidas directamente en el hospital de Iganga. Decidieron realizar este proyecto de manera independiente y no a través de una ONG u otra entidad, basadas en la decepción que sintió Rosario de los sistemas de voluntariado en África. “Cuando uno empieza a buscar un voluntariado, a menos que sea Médicos Sin Fronteras o América Solidaria, que son grandes fundaciones, te encuentras con la sorpresa de que todos te cobran por ser voluntario. Por lo que me di cuenta, hoy en día se vende mucho el ir por dos o tres semanas a hacer un poco, mirar y viajar, entonces las ONG pasan a ser más como una agencia de viajes”.

Si bien ella afirma que su experiencia fue positiva, sostiene que aún así el trabajo a veces no está bien estructurado o no existe un proyecto o contribución significativa: “a ellos sólo les interesa que tú vayas, pagues y les mandes fotos. Obvio que tú aportas mucho, yo siento que salvé más vidas de las que quizás vaya a salvar en toda mi carrera, pero una vez que te vas, todo sigue igual”. Por eso la idea de estas cinco matronas es también tomar esta experiencia como un piloto para crear una futura organización de manera de hacer de este proyecto algo sostenible en el tiempo.

Por estos días se preparan para el viaje que emprenderán el próximo 7 de junio, acompañadas, según cuenta Daniela, de mucha incertidumbre, pero con el objetivo de contribuir en la reducción de la tasa de mortalidad tanto de madres como de recién nacidos en el hospital ugandés: “nuestro sueño es disminuir la desigualdad y darle la opción a los recién nacidos de Iganga de mejorar las condiciones en que llegan al mundo”.