Ayer se realizó una manifestación en el frontis del Liceo 7, organizado por las alumnas del establecimiento para denunciar casos de agresiones y abusos por parte de profesores y funcionarios, y que fue apoyado por la coordinadora Ni Una Menos. “La manifestación consistió en el despliegue de lienzos y pegatinas con parte de los relatos de las alumnas que se exhibieron fuera del colegio, pero alcanzamos a estar sólo unos minutos cuando apareció el guanaco. Hubo mucha, mucha represión”, señala Ximena Riffo, vocera de Ni Una Menos.

La movilización terminó con diez detenidas, entre ellas Elena Dettoni, otra de las voceras de la coordinadora feminista, quien denuncia haber sufrido una agresión por parte de Carabineros. “Las llevaron a la comisaría a constatar lesiones y allá la obligaron a sacarse parte de su ropa. Además hubo toqueteos de Carabineros hacia las alumnas”, explica Riffo.

La vocera del movimiento agrega que están evaluando realizar una querella contra los funcionarios de la institución y que, del mismo modo, continuarán apoyando las manifestaciones de las estudiantes.