A finales del año 2004, el precandidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera realizó una operación para adquirir 118.000 hectáreas donde un tiempo después se instalaría el Parque Tantauco.

La maniobra se realizó a través de la sociedad offshore que lleva por nombre “Parque Chiloé Overseas INC”, que fue creada el 16 de diciembre de 2004 en Panamá, que sirvió para traspasar la propiedad. Esta jugada ahorró milones de impuestos a la parte vendedora. Según un abogado, que participó en la transacción, Piñera estuvo de acuerdo ,“esa operación no se hizo acá, la venta fue afuera, pero no sé cuáles son las sociedades que intervinieron”, señaló el jurista.

Además, una porción de terreno es parte de una reivindicación histórica de 50 familias huilliche de la comunidad de Weketrumao. Estos acamparon durante dos meses en la entrada de la reserva. A través de esta medida, buscaban  visibilizar la lucha histórica por la recuperación de una porción de las tierras que Piñera había adquirido. “Queríamos que él reconociera que se había comprado territorio indígena usurpado”, señala Hilda Huenteo, presidenta de la comunidad en aquella época, según informa The Clinic.

Las propiedades fueron vendidas a Piñera por Jeremiah Henderson, un estadounidense que pretendía explotar la tierra por sus virtudes forestales, sin embargo el bosque no se podía talar por como había sido licitado, según señala,  Raúl Espoz, asesor del Consejo General de Caciques de Chiloé. 

Por esta situación, y ante la inviabilidad de su proyecto, Henderson decidió vender el terreno desde 1999 en adelante hasta que concretó su venta en el año 2004 al exmandatario.