En el programa “Estación Moneda”, el precandidato presidencial de Chile Vamos Sebastián Piñera respondió a la nueva polémica en la que se ve envuelto relativa a su patrimonio, sobre la compra de los terrenos del Parque Tantauco a través de una sociedad offshore.

Según publicó The Clinic, el ex mandatario adquirió 118.000 hectáreas en Chiloé a un empresario norteamericano que pretendía explotar la zona por sus virtudes forestales. El negocio se materializó a través de Parque Chiloé Overseas INC, una sociedad offshore creada en Panamá para permitir el traspaso. El movimiento le ahorró millones en impuestos a la parte vendedora y “diluyó en el futuro los tributos que Sebastián Piñera debería pagar si alguna vez decide vender el parque“, según dice el reportaje. Un abogado tributario citado en el mismo asegura que “estas tierras nunca más van a pagar impuesto a la renta en Chile”.

Ante esto, Piñera salió al paso: “El 2004 un empresario norteamericano que quería explotar el bosque nativo decidió vender y yo quise iniciar un proyecto de conservación de la naturaleza de las más maravillas que hay en Chiloé. Y decidí comprar esa sociedad que era dueña de otra sociedad chilena que terminó siendo el Parque Tantauco”, dijo el ex presidente.

“Lo que se vendió era una sociedad en Panamá, que era legal, legítima y fue declarada en mi declaración de patrimonio. Contra esta capacidad de algunos de querer envenenarlo todo, fue un acto de amor por la naturaleza“, agregó.

El precandidato también defendió las otras sociedades que mantiene en islas vírgenes, afirmando que no representan una evasión de impuestos. “El tener una filial en islas vírgenes es legal y legitimo y no significa evasión de impuestos. Muchas empresas chilenas, incluyendo Codelco, también tienen. Dada la legislación tributaria, eso no significa que se dejen de pagar impuestos, es solo conveniente desde un punto de vista operativo. Esas sociedades las vamos a disolver porque no significan una ventaja tributaria”, explicó Piñera.