En una polémica decisión, ayer por la tarde la sala del Senado aprobó una indicación a la Ley de Identidad de Género que exige una evaluación psicológica y psiquiátrica para que una persona pueda cambiarse de sexo.

Con 12 votos a favor y 7 en contra se le dio el visto bueno a la iniciativa que busca determinar si “(él o ella) cuenta con las condiciones psicológicas y psiquiátricas necesarias para formular la solicitud”.

A su vez, fueron 17 votos a favor los que permitieron a la Sala aprobar el cambio de nombre y sexo legal de personas trans ante el Registro Civil. Además, se rechazó otra indicación que permitía a terceros oponerse al cambio ante el Registro Civil, indicación que había sido presentada por el senador Andrés Allamand.

Desde la Fundación Iguales, el presidente ejecutivo Juan Enrique Pi afirmó que “nos alegra que, por amplia mayoría, se haya rechazado la indicación que permitía la oposición de terceros al ejercicio de este derecho”. Aunque criticó la exigencia de exámenes médicos para otar al cambio.