El presidente de Rusia, Vladímir Putin, puso de nuevo al descubierto su cara más machista. En una entrevista para un documental dirigido por el cineasta Oliver Stone el mandatario espetó: “Yo no soy mujer, así que no tengo días malos. No pretendo insultar a nadie; es solo la naturaleza de las cosas. Hay ciertos ciclos naturales”.

La agencia estadounidense Bloomberg, que ha tenido acceso al documental, señala que ésta no es la única declaración polémica que ha hecho Putin durante la filmación. En otra parte de la entrevista, Putin negó cualquier discriminación contra los homosexuales. El cineasta le plantea entonces una situación hipotética: si se ducharía junto a un gay en un submarino. “Bueno, preferiría no ir a la ducha con él. ¿Para qué provocarlo? Tú sabes, soy maestro de judo”, contestó.

Según El País, el documental, en el que Putin aparece conduciendo un auto por Moscú y haciendo ejercicio, fue grabado en febrero y será transmitido la próxima semana en la cadena estadounidense NBC News.

Este es otro de los ya conocidos polémicos comentarios del líder ruso, quien tiene entre sus flancos tanto a mujeres como a la diversidad sexual. A principios de año, cuando algunos medios estadounidenses publicaron que el entonces candidato a la presidencia Donald Trump frecuentaba prostitutas rusas, Putin declaró que no lo creía, “aunque (las prostitutas rusas) son las mejores del mundo, sin duda”.

El pasado 8 de marzo, el mandatario ruso dedicó su mensaje del Día de la Mujer a exaltar la belleza de las mujeres y su papel en el cuidado de los hijos y de los nietos, “sin tomarse ni un día para descansar”.

Cabe recordar que Rusia aprobó el pasado mes de febrero, Putin promulgó una ley que despenalizó la violencia doméstica, siempre que el agresor no sea reincidente en un plazo de un año. El proyecto fue muy criticado por los activistas de derechos humanos.

Entre 12 mil y 14 mil mujeres mueren todos los años a manos de sus parejas en Rusia, según datos difundidos por el Ministerio de Interior ruso en 2008, mientras otras fuentes hablan de que una mujer muere cada 40 minutos en Rusia víctima de la violencia de género.