La sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, en una histórica decisión, admitió un recurso para reconocer el derecho a cambiar de identidad y género.

De acuerdo a Telesur, el grupo de ciudadanos demandantes tendrán que consignar actas de nacimiento y exámenes médicos, psiquiátricos y psicológicos para demostrar “la veracidad de la identidad sexual pretendida”.

El máximo tribunal destacó que esto se trata de “una acción innominada de naturaleza constitucional”, sin embargo, invocó “el derecho al libre desenvolvimiento de la personalidad” para admitirla y dio un plazo de 15 días para presentar la documentación.

Según Tamara Adrián, primera legisladora transexual en la historia de Venezuela, “el Estado está asumiendo una posición de gatekeeper, es decir, guardián de la puerta, de la identidad“.

La parlamentaria -de línea opositora al gobierno de Nicolás Maduro- no se mostró del todo conforme y explicó a la agencia AFP que “lejos de ser un avance, es una involución, porque se exigen requisitos patologizantes que se pedían en los años 90 y que han venido siendo abolidos en toda la región”.