La organización feminista Pan y Rosas Teresa Flores, filial chilena de la agrupación internacional de mujeres y diversidad sexual de tendencia trotskista, acusó que fueron expulsadas por un grupo minoritario de la coordinadora Ni Una Menos, encargada de agrupar y encabezar la lucha contra la violencia de género en el país.

De acuerdo a un comunicado, Pan y Rosas denuncia que “nos hemos enfrentado a una serie de ataques, calumnias y mentiras contra nuestra organización y contra nuestra compañera, vicepresidenta FECH y ex vocera de la Coordinadora NiUnaMenos, Bárbara Brito, a raíz de una situación ocurrida en México”.

La agrupación hace referencia a las denuncias que ha recibido la filial en México de la organización por encubrir a Sergio Méndez Moissen, un profesor trotskista mexicano acusado de abuso sexual contra una estudiante chilena.

Pan y Rosas relata que “un sector minoritario de la Coordinadora y que se apropia de la representación de este organismo de forma totalmente ilegítima, se negó de forma antidemocrática a votar cualquier moción en la Coordinadora. Dieron por cerrada la asamblea y decidieron entre cuatro paredes y entre pocas integrantes, encabezadas por la ex vocera Ximena Riffo, sacar una declaración “oficial” decidida por ellas mismas, ‘expulsando’ a nuestra organización“.

“Es más, previo a la reunión de este sábado, sacaron a compañeras de la administración del Fan Page oficial de la coordinadora, siendo que han estado a la cabeza de ésta desde un principio”, añaden.

En la declaración subrayan que “estos mismos sectores vienen impulsando una brutal campaña contra nuestra organización y compañera, sacándonos arbitrariamente de los organismos como las secretarías de género e, incluso, planteando que Bárbara debiese ser ‘destituida’ de su cargo político en la Fech, por una situación ocurrida en otro país”.

“Queremos ser enfáticas en señalar que un grupo minoritario ha quebrado la coordinadora, apropiándose del nombre Ni Una Menos que a nivel nacional e internacional representa la lucha de un movimiento de millones de mujeres. Repudiamos completamente estos métodos que dividen y hacen retroceder la organización de las mujeres con prácticas burocráticas y actuando ilegítimamente como ‘dueñas de la coordinadora'”, puntualizan.

Pan y Rosas realizó “un llamado a todas las mujeres, estudiantes y trabajadoras, organizaciones sociales y la izquierda en todo el país, a rechazar este tipo de prácticas que coartan la posibilidad de que las diferencias que existan legítimamente en un organismo como la coordinadora, que deben ser resueltas de manera democrática, y no promoviendo prácticas que allanan el camino a los peores métodos contra el movimiento de mujeres”.

Llamamos a apoyar a Bárbara Brito y a detener estos métodos que sólo hacen retroceder la lucha y organización de un movimiento que durante años hemos construido”, concluyen.

Sector minoritario se apropia ilegítimamente de Coordinadora NiUnaMenos- Santiago. Pan y Rosas declara:

Ante ello, un sector minoritario de la Coordinadora y que se apropia de la representación de este organismo de forma totalmente ilegítima, se negó de forma antidemocrática a votar cualquier moción en la Coordinadora.