A través de una declaración, la Asamblea por el Agua del Guasco Alto reaccionó sobre el reciente encuentro de la presidenta Bachelet, el pasado martes 6 de junio, con los directores y ejecutivos de importantes empresas de Canadá. Entre ellas, Barrick Gold, impulsora del proyecto Pascua Lama.

A juicio de las comunidades organizadas del Valle del Huasco, este encuentro liderado por Bachelet con dicha empresa es entendido como “una falta de respeto y agresión”.

“No puede ser que el Gobierno siga amparando y celebrando la inversión de empresas cómo Barrick Gold en territorio chileno, las que han violado reiteradamente las leyes medioambientales de nuestro país y los derechos humanos e indígenas, destruido glaciares, contaminado nuestros ríos con metales pesados incluso poniendo en riesgo a la salud a la población, lo cual ha sido confirmado por los propios entes del Estado”, argumentaron.

Además, recordaron que el proyecto de Barrick Gold ha destruido el tejido social en la zona, “dividendo familias y comunidades, y que están poniendo en riesgo la subsistencia económica de nuestros pueblos que en su mayoría viven de la agricultura, turismo a baja escala, criancería, venta de productos agrícolas procesados y otras actividades tradicionales”.

“Este encuentro no viene en más que corroborar el nivel de compromiso y amarra política que tiene el Gobierno de la Concertación, hoy Nueva Mayoría, y exclusivamente Michelle Bachelet, con la trasnacional Barrick Gold y el empresariado minero de Canadá y Estados Unidos, sobre todo con aquellos que cuentan con el apoyo de los Rockefeller, quienes habrían aportado importantes sumas de dinero para restablecer la “democracia” en nuestro país en manos de la Concertación a cambio del acceso a los recursos mineros sin barrera alguna, como afirman una serie de investigaciones”, sostuvieron.

Los habitantes del Huasco recordaron que se cumplieron 8 años desde la cena ofrecida por Barrick a Bachelet, donde la Presidenta fue condecorada por el Consejo de las Américas con una medalla de oro en manos de David Rockefeller, por su apoyo al proyecto Pascua Lama.

“Para nosotros este encuentro y el con Barrick, viene en confirmar que los favores se siguen debiendo y peor aún se siguen pagando y a cualquier costo, que es lo que lo que hemos venido diciendo y denunciando con fuerza tras haberse paralizado el proyecto por infracciones gravísimas medioambientales en el año 2013″, manifestaron.

Por último, desde la asamblea manifestaron que la complicidad y unión entre Gobierno y empresa “es innegable”.

“Muestra de esto es que la misma empresa el día jueves festinaba con el encuentro entre Bachelet y la trasnacional en su página de Facebook (Barrick Chile), así como en la misma página se puede ver una foto reciente en donde aparecen abrazados y muy alegres el Director Ejecutivo para Barrick en Chile René Muga, su gerenta de Medio Ambiente Alejandra Vial y la Ministra de Minería Aurora Williams, recordemos ex trabajadora de Luksic en Antofagasta Minerals, empresa que hoy explora el proyecto El Encierro junto a Barrick y cuyo dueño ha sido asesor de la trasnacional”, enfatizaron.