En medio de un discurso que la presidenta Bachelet pronunciaba en medio de la inauguración 66° Comisaría de Carabineros en Bajos de Mena, una deudora habitacional increpó a la Mandataria por las políticas habitacionales del Gobierno.

Bachelet vio interrumpida su exposición y no dudó en responder a la mujer, identificada como Gabriela Andrade: “Si tiene algo que decirme, después conversamos, señora. Déjeme hablar, ahora yo estoy hablando”. 

“Yo sé bien que Bajos de Mena ha cargado con una historia de compromisos olvidados y de promesas incumplidas, pero el trabajo que se ha estado haciendo ha ido respondiendo a las demandas”, recalcó la Jefa de Estado.

Visiblemente ofuscada, Bachelet se refirió a la protesta: “Ustedes saben lo que va a pasar, en la noche no va a salir que ustedes tienen una nueva comisaría, sino que una persona empezó a reclamar, pero bueno, así es la vida”.

La Presidenta añadió que “de seguro hay miles de cosas pendientes como las que probablemente esa señora estaba manifestando. Si así es la vida, hay lugares que logran sus casas y hay otras familias que están esperando en los comités para luego entrar a la nueva lista y así mismo pasa en mil cosas”.

El problema de las casas Copeva se ha arrastrado desde hace años y da cuenta de las deudas de la clase política -de manera transversal- en temáticas de vivienda. Hoy, sigue siendo motivo de protesta y movilización para las y los pobladores.