Estudiantes de periodismo de la Universidad de Concepción presentaron ayer lunes tres denuncias por abuso sexual ante las Fiscalía de la ciudad, en contra de tres académicos y un estudiante de la carrera.

Las historias se difundieron en primera instancia por redes sociales, donde una joven relató su testimonio, y después en una asamblea. Esto generó la molestia de la casa de estudios, que les recomendó respetar la presunción de inocencia de las personas.

No obstante, tras dos semanas de haber denunciado a un profesor a la jefatura de la carrera, ayer lunes presentaron ante las justicia tres denuncias en la Fiscalía y la entrega de 18 testimonios a directivos de la casa de estudios, los que según la versión de las alumnas demostrarían situaciones irregulares.

A pesar de que las denuncias fueron presentadas bajo la figura de abuso sexual, lo que se pretende perseguir es el acoso, puesto que esta práctica no está tipificada en la legislación, salvo en una relación laboral y no de profesor-alumna.

Las principales pruebas según reveló Francisca Palacios, secretaria académica de la Coordinadora de Periodismo, organismo que cumple la función de un centro de alumnos, corresponden a conversaciones en redes sociales, según consigna Bío Bío Chile.

Entre las conversaciones se leen mensajes tales como “estaba mirando tu foto de perfil… te gusta hacer de modelo parece”, “tienes webcam… podría verte?” y “ah qué lastima… no podré ver lo coqueta y picarona que eres”. Estas frases corresponden a un chat de Facebook con uno de los profesores; mientras que otro enviaba mensajes tales como “vas muy bien, te quiero en todos mis cursos hasta el final de la carrera, obligada”, según consta en los antecedentes entregados ante la Fiscalía.

La dirección del Departamento de Comunicación Social solicitó el lunes 29 de mayo instruir un sumario administrativo para investigar los hechos. Algo que para la vocera de la carrera de Periodismo, Renata Jara, desde el alumnado, consideran insuficiente.

Las denunciantes, además de encontrarse con apoyo sicológico, cuentan con la confidencialidad del caso y las medidas para evitar cualquier represalia académica.