“Esto no es San José, por ninguno de los dos lados, esto es tal vez más complejo. Si bien allá hablábamos del orden de los 600 metros (de profundidad), y aquí estamos hablando del orden de los 200 metros –es decir, casi un tercio de lo que era allá–, aquí hay un tema más complejo que es el tema del agua, y eso evidentemente nos complejiza todo. Siempre en perforación, en sondaje, el agua es un elemento que juega en contra y aquí eso es lo fundamental. Esto no es San José, esto es más complejo”, afirmó Felipe Matthews, geólogo asesor del Servicio Nacional de Geografía y Minería (Sernageomin), en referencia al rescate de los 33 mineros en la mina San José del 2010.

El profesional –quien también participó en el rescate de los mineros de San José– se encuentra en la Región de Aysén para apoyar los trabajos de búsqueda de los dos mineros que se encuentran atrapados desde el viernes en el pique Delia 2 de la mina Cerro Bayo (operada por la canadiense Mandalay Resources).

Desde el Sernageomin agregan que, a diferencia del caso de 2010 –donde la causa de que los mineros quedaran atrapados fue el bloqueo de roca que se desplazó por problemas geomecánicos de la mina–, en Cerro Bayo, la presencia de agua en la superficie provocó un reblandecimiento del terreno que generó el fenómeno de subsidencia, que es el hundimiento de la tierra debido al colapso de galerías generadas para la extracción de minerales (sumado al ingreso de agua de la Laguna Verde, que es colindante a la mina). Es decir, en el primer caso el terreno contaba con estructura de roca competente, mientras que en el segundo el terreno se encuentra reblandecido por la acción del agua mezclada con barro y sedimentos.

Los trabajos que se están realizando están divididos en tres áreas: construcción de diques, sondaje y búsqueda de la fisura por donde ingresó el agua. El mismo servicio informó que durante la jornada de hoy (la quinta en los trabajos de búsqueda) se realizó un nuevo sondaje para corregir la inclinación del realizado anteriormente –que se desvió al llegar a los 220 metros–, que busca llegar al nivel 55, y que se continúa en la construcción de un muro de contención. Además, señalaron que la sonda acuática que operó ayer en Laguna Verde no arrojó los resultados esperados debido a la turbiedad de las aguas, que presentan escurrimientos de material.

Con respecto a las labores de búsqueda, desde la subdirección de Minería del Sernageomin enfatizaron que “no se ha rechazado ningún tipo de ayuda. Todos los ofrecimientos han sido informados a la empresa para que decida qué necesita. Como gobierno vamos a disponer de todos los recursos humanos y técnicos para apoyar a la empresa responsable de esta búsqueda”.

Mira acá la explicación de Felipe Matthews: