A pesar de haber realizado ocho presentaciones previas en Israel, es la primera vez que la banda inglesa se acerca a Tel Aviv para un concierto, tras la instalación de la Campaña internacional de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS) en 2005. 

En este contexto, la agrupación ha sido invitado a cancelar su show del próximo 19 de julio, donde esperan cerrar el tour mundial de “A Moon Shaped Pool”. El hecho motivó a artistas como Roger Waters a publicar una carta sumándose a las peticiones a Radiohead por no realizar el concierto.

“Dado que Radiohead hace campaña por la libertad de los tibetanos, nos preguntamos por qué rechazarían una petición para defender a otra gente bajo ocupación extranjera”, sentenciaba la misiva. “Pidiéndoles que no actúen en Israel, los palestinos han apelado a ustedes para dar un pequeño paso ayudando a presionar a Israel para que ponga fin a su violación de los derechos básicos y el derecho internacional”.

Thom Yorke dio a conocer los motivos de su rechazo a la iniciativa: “Todo esto crea divisiones. No están uniendo a la gente. No están fomentando el diálogo y la comprensión mutua”, sentenció a la revista Rolling Stone. A la vez, agregó que es molesto que “artistas que respeto piensen que no somos capaces de tomar nuestra propia decisión moral después de todos estos años (…) Nos hablan con paternalismo y para mí es simplemente alucinante que crean que tienen el derecho de hacer eso”.

A juicio del vocalista, la campaña exacerba las divisiones que promueven los gobernantes de derecha y recordó que otras figuras como J.K.Rowling o Noam Chomsky se han opuesto a la iniciativa: “Hay un montón de personas que no están de acuerdo con el movimiento BDS, incluyéndonos a nosotros. No estoy para nada de acuerdo con la prohibición cultural, como tampoco lo están J. K. Rowling, Noam Chomsky y una larga lista”.

Por su parte, Waters insistió: “El movimiento BDS existe para concientizar sobre la difícil situación del pueblo ocupado de Palestina, tanto en Palestina como en el extranjero, y para promover la igualdad de derechos civiles para todas las personas que viven entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, sin importar su nacionalidad, raza o religión. Toda vida humana es sagrada, cada niño es nuestro hijo, el excepcionalismo es siempre nuestro enemigo. No hay “Nosotros o ellos”: solo nosotros”, apuntó el ex bajista de Pink Floyd. Por ahora, la presentación de los británicos sigue en pie.