Diputados de la Comisión de Agricultura presentaron una denuncia ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE) por eventual colusión de tres empresas del mercado de la leche, por acordar pagar menos a los productores.

Tal como consigna 24 Horas, durante los últimos dos años habrían pagado un 22% por cada litro de leche, pero además habrían subido el precio un 8,5% a los consumidores.

Las empresas Soprole, Nestlé y Watts controlan el 57% de la producción total del país. Según los parlamentarios, este escenario ha provocado que muchos productores optaran por cambiar de rubro, ante la concentración del mercado.

Además, muchos productores expresaron su molestia, asegurando que los costos de producción no son cubiertos por el precio pagado por el lito de leche, que resulta ser el mismo en cada empresa.

De hecho, algunos productores manifestaron su molestia por el hecho que los costos de producción no son cubiertos por el precio pagado por el litro de leche, el que resulta ser el mismo en cada empresa. El ganado dedicado a la producción de leche se redujo en un 30% en los últimos trece años.

Según el diputado Iván Flores, “a nuestro entender hay antecedentes suficientemente contundentes para que la Fiscalía pueda definir que el mercado está distorsionado”.

En Chile, los casos de colusión de grandes empresas ya son familiares. En 2008, se detectó el caso de las farmacias –Ahumada, Cruz Verde y Salcobrand-, mientras que un tiempo después se descubrió lo ocurrido con el “Cartel de los Pollos”, que involucró a la Agrícola Agrosuper, Empresas Ariztía, Agrícola Don Pollo y la Asociación de Productores Avícolas de Chile AG (APA).

Además, también se registró otro caso de colusión en el papel tissue o confort, pactado entre CMPC Tissue y SCA Chile, que derivó en un pago de 7 mil pesos por chileno que aún no se concreta.