Señora directora:

La noticia del día martes pasado fue la fila por más de 16 horas durante la noche más fría de lo que va de año para conseguir un cupo de matrícula en el tradicional Colegio Salesianos Alameda. Esto debido a que, desde el año pasado, el establecimiento adhirió a la nueva Ley de Inclusión, por tanto, inicio un proceso gradual hacia la gratuidad y eliminó la selección de su proceso de admisión, reemplazándola por un sistema de orden de llegada.

Lo anterior es una muy buena señal que entrega la Congregación Salesiana al país, iniciando un camino de mayor inclusión en sus colegios, ampliando la cobertura hacia estudiantes de los sectores más vulnerables como ya lo venía haciendo desde hace muchos años, de hecho, con mi hermano llegamos desde Cerro Navia, yo becado y él hoy con gratuidad, a sus aulas buscando mayores oportunidades por medio de la educación de calidad que ésta institución entrega, demostrado por indicadores arrojados por el imperfecto Simce y la segregadora PSU, donde en ésta última promedia cerca de 600 puntos, muy por sobre colegios de su misma categoría.

Lo anterior es positivo, pero se equivocaron en la forma de comenzar, el orden de llegada sigue seleccionando en condiciones injustas, ya que, por diferentes factores, no todos tienen la misma oportunidad de lograr llegar y conseguir una matrícula. Más efectivo hubiera sido una plataforma electrónica aleatoria, que asegurara condiciones igualitarias para los nuevos estudiantes.

El otro debate que se reinstala con esto es el ideológico, donde resurgen las voces conservadoras que están en contra de la eliminación de la selección, de la gratuidad y responsabilizan a la Reforma Educacional del gobierno por esta situación. A ellos, a través de su intermedio, les digo que no se equivoquen ni confundan a las personas, el problema no es el fin de la selección y muchos menos la gratuidad del derecho a la educación, la problemática es que no existen colegios de calidad en cada barrio de nuestro país, por ende, no nos queda otra opción que salir de ellas para buscar mayores herramientas para formarnos y ganarle a la desigualdad. Si hoy éste colegio inicia la gratuidad, al igual que otros tantos establecimientos, es gracias a los miles de estudiantes y familias que desde el año 2011 nos venimos movilizando para exigir un cambio estructural en la educación.

Seguimos con la esperanza intacta.

Sebastián Caiceo Bacon
Presidente Centro de Estudiantes Salesianos Alameda 2011
Consejero Político Nacional Revolución Democrática