Por cerca de dos semanas se ha extendido una movilización realizada por los trabajadores del personal de urgencia del Hospital Barros Luco, debido al colapso del servicio ante el aumento de consultas debido a la época del año.

Por esto, se encuentran realizando turnos éticos para no descuidar la atención y exigen mejoras en sus condiciones de trabajo para poder dar una atención digna a los pacientes.

En las dependencias del hospital hay una gran cantidad de personas, algunas de ellas llevan esperando atención por más de un día. Otras están hospitalizados en pasillos e incluso en box de atención y sillones clínicos.

Uno de los funcionarios explicó que el servicio tiene 54 camas, de las cuales 19 son para pacientes ambulatorios. Pero, como la demanda es alta, han debido realizar hospitalizaciones en lugares no habilitados, consignó Radio Biobío. Incluso, relató que una persona falleció en la sala de espera debido a que no había lugar donde atenderlo.

“Hemos tratado de comunicarnos con la autoridad y solamente nos han dado puros parches, nada concreto”, agregó.

Por su parte, una residente médico comentó que actualmente tienen más 80 personas hospitalizadas, muchas de ellas con patologías graves. “No estamos atendiendo a pacientes en pasillos. Lo que estamos haciendo es permanecer con el mínimo de box, no porque no queramos sino porque hay pacientes hospitalizados en ellos“, añadió.