Bajo una persistente nevazón, la primera del año en la zona, un centenar de personas, entre residentes y visitantes marcharon con banderas chilenas exigiendo ayuda para los mineros patagones. “La ministra recién llegó al quinto día. Imagínese lo que debe ser estar cinco días allá abajo, con hambre, frío, mojados. No me gusta cómo se están haciendo las cosas. Nos ponemos tristes como familia y la angustia es enorme”, comentó Andrés Sánchez, hermano del minero atrapado Jorge Sánchez, producto del colapso del yacimiento y de la entrada de agua y lodo desde Laguna Verde, consignó La Tercera.

La primera marcha en apoyo de los dos mineros atrapados desde el viernes en el yacimiento Delia II de la mina Cerro Bayo (comuna de Chile Chico, región de Aysén) se extendió por al menos diez cuadras, entre la sede del Sindicato de Trabajadores Minera Cerro Bayo y el llamado “hotel minero” de Chile Chico. Además, se realizó en medio de una intensa nevazón que se inició ayer en la zona. “Se juntó mucha gente, además de los que sumaron vehículos tocando las bocinas, junto a los familiares”, señaló Magali Jara, vecina de Chile Chico y vocera de la ONG ciudadana Aysén Informa.

Hasta el momento las labores de rescate no han tenido los resultados esperados. Las perforaciones de la sonda, pese a la nieve que precipitó en toda la zona, no se detuvieron en busca del nivel 55, donde se espera que estén los dos mineros, en un refugio de seguridad. “Aquí no es fácil, estamos en una zona de relleno del orden del 40 a 50 metros de sedimentos, que hace que los sondajes pierdan la dirección. Este es un trabajo milimétrico, pero se están haciendo todos los esfuerzos”, dijo el geólogo Felipe Matthews, según consignó el medio antes citado.

Una segunda y tercera máquina perforadoras se sumarían ahora a la búsqueda. En paralelo, se levanta un dique de 130 metros para evitar que la Laguna Verde siga filtrando agua a la mina. “Se terminó la nueva batimetría (estudio de profundidad) de la laguna, datos que fueron entregados a la empresa y se instaló un eje de monitoreo”, precisó la ministra de Minería, Aurora Williams, tras una inspección técnica al lugar.